Por aquellos días en el Nautilus había una cierta atmósfera de conmemoración. Nemo se paseaba un tanto inquieto por la Radio Cabina sin saber muy bien si tomaba rumbo suroeste o bien enfilaba hacia noreste.

 

Llevaba algunos días encerrado en solitario y observó que cuando se quedaba solo por largo tiempo en la sala de mandos bastaban unos cuantos días para que a su alrededor se instaurase un desorden que viene con toda naturalidad y que de él se constituye como un verdadero orden. Camisas colgando por las diferentes sillas esparcidas por la Radio Cabina, libros tirados en el suelo, audífonos desparramados por todos los rincones, colillas de cigarrillos, discos amontonados junto a una tornamesa antigua, vasos de agua de varios días dispuestos estratégicamente sobre los parlantes, calcetines tirados debajo del camastro, llaves salidas de no se sabe dónde, cigarrillos a medio fumar que repletan los múltiples ceniceros dispuestos en el escritorio, vasos con restos de un vino de ayer, cajas de fósforos con figuritas y colores de los más variados, una taza de té con una colilla aplastada, monedas de varios países… Decorado que Nemo escruta con simpatía y una pizca de inquietud, sin atreverse a modificar nada de lo estructurado bajo el caos y la entropía de los objetos y las cosas, dejando librado su desorden-orden a su propia descomposición.

En tanto, la tripulación hacía los esfuerzos necesarios para mantener el rumbo impuesto desde la comandancia que a esa altura era de una ambigüedad ya experimentada en otras misiones. Las informaciones que recibía la tripulación llegan con la contradicción propia de un viaje de este estilo. Por lo demás la dotación nautiliana está acostumbrada a la posibilidad cierta de cambios de rumbo inesperados, puesto que asumimos dos derechos básicos y fundamentales: el de contradecirse y el derecho de irse. En fin, sea como sea, los altos y los bajos que hemos experimentado en estos cinco años de travesía incesante y juguetona, nostálgica y sureña se podrían resumir como cuadros o escenas destinadas a dejarse ver y escuchar y, en consecuencia, a satisfacer tanto al que observa y escucha como al que le gusta dejarse observar y oír. Se trata de cuadros o escenas que a lo largo de estos años han sido realizadas sutilmente por espíritus provocadores e inquietos que miran el mundo de manera insolente para provocar un viaje de sentidos diversos y contradictorios.

El viaje emprendido por el Nautilus es, al mismo tiempo, como viajar en un tren en el sentido de la marcha o de espaldas a ella: la cantidad física del paisaje sonoro que se escucha es la misma, pero la impresión que se tiene de él es tan distinta y variada. Quien viaja en el sentido de marcha siente que el paisaje musical se proyecta hacia él o mejor dicho se siente proyectado hacia los sonidos la música y el paisaje que se compone ante sus oídos; quien viaja de espaldas siente que el paisaje musical le huye, se le escapa de los oídos y se dispersa. Quien viaja en el sentido de marcha del Nautilus es un viajero que sabe que se está acercando a un sitio, cuya proximidad presiente por cada nueva fracción de espacio sonoro-temporal que se le presenta; quienes viajan de espaldas al sentido de marcha de nuestra nave no saben que les depara los sonidos, sólo saben que dejan algo tras de sí y que algo inesperado ocupará ese espacio.

INICIO DEL PRIMER BLOQUE MUSICAL

1  ) BILL CALLAHAN                SMALL PLANE

2  ) JAIME REGAN                   SECOND SUN

3  ) JAKE BUGG                       SOMEONE TOLD ME

4  ) FIONN REGAN                   ANCHOR BLACK TATOO

5  ) JOSH RITTER                    NEW LOVER

6  ) CASS McCOMBS               SOONER CHEAT DEATH…

7  ) JONATHAN WILSON          DEAR FRIEND

8  ) LAURA MARLING               I WAS AN EAGLE

9  ) JOANNA NEWSOM            ’81

10) LOW ROAR                        GIVE UP

11) JONATHAN BREE              THE PRIMROSE PATH

12) JOHN GRANT                     MARZ

13) FLEET FOXES                    LORELAI

14) STEVE MASON                  FIGHT THEM BACK

15) SCHNAUSER                     TWINS OF EVIL

16) THE BESNARD LAKES      AND HER EYES WERE PAINTED GOLD

17) LE LOUP                             GO EAST

18) THE LEISURE SOCIETY    TEARING THE ARCHES DOWN

19) SUPERHUMAN HAPPINESS    SECOND HEART ( REPRISE )

20) JULIANNA BARWICK          OFFING

Ayer recordé súbitamente las noches del último verano en que el Nautilus se movía sigilosamente por el Mediterráneo, recordé un hermoso poema de Charles Simic que me leyó don Ildefonso Buscapiedras en un momento de distensión y relajo cuando  nuestro entrañable bibliotecario dejó su biblioteca y se acercó donde los grumetes anónimos solemos pasar el rato fumando y compartiendo un vino de la casa. El poema se llama Haciendo el cuervo y lo recuerdo más o menos así:

¿Estás autorizado a hablar

en nombre de los árboles desnudos?

¿Eres capaz de explicar

lo que pretende el viento

con la camisa y el camisón

abandonados en la lavandería?

¿Qué sabes tú de las nubes negras?

¿Y de los estanques repletos de hojas muertas?

¿De coches antiguos oxidándose en la entrada?

¿Quién te ha dado permiso

para mirar la lata de cerveza en la cuneta?

¿Y la cruz blanca junto a la carretera?

¿El columpio en el jardín de las viudas?

Pregúntate a ti mismo si las palabras bastan

o si sería mejor agitar tus alas

de árbol en árbol

y seguir haciendo el cuervo.

INICIO DEL SEGUNDO BLOQUE MUSICAL

1  ) LOWER DENS                     ALPHABET SONG

2  ) THE PHOENIX FOUNDATION   BLACK MOULD

3  ) COLOURED CLOCKS         ORION

4  ) GUILLEMOTS                      WALK THE RIVER

5  ) ENGINEERS                        WHAT IT’S WORTH

6  ) IAN SKELLY                         CUT FROM A STAR

7  ) CIRCULATORY SYSTEM    TIME OR DATELINA

8  ) KING KRULE                        BORDER LINE

9  ) CONNAN MOCKASIN          CARAMEL

10) THE GENERATIONALS        YOUR’S FOREVER

11) COURTNEY BARNETT         CANNED TOMATOES ( WHOLE )

12) THE FEELIES                        WAY DOWN

13) SURF CITY                            IT’S A COMMON LIFE

14) THE BLACK ANGELS            HOLLAND

15) OF MONTREAL                     COLLOSUS

16) SUUNS                                  EDIE’S DREAM

17) VAMPIRE WEEKEND            STEP

18) MAC DeMARCO                    COOKING SOMETHING GOOD

19) CAYUCAS                              HIGH SCHOOL LOVER

20) CANKUN                                AGAVE STICKS

Recordar para no olvidar. Viajar, perder países, perderlos tan intensamente como un poema que recuerda a un Otro. Ser Otro constantemente. No pertenecer a una raíz cuadrada, ser un viajero perenne, ser un poema que viaja hacia el poema y hacia otro y otro y otro más, como Las prosas apátridas de Julio Ramón Ribeyro, como el viaje fragmentario del Nautilus emprendido hace ya un lustro. Un viaje apátrida no porque quienes viajamos en él seamos apátridas o queramos serlo, sino porque es un viaje musical que no ha encontrado un sitio predeterminado, ni se ajusta a ningún género y, por ello, carece de un territorio musical y sonoro preestablecido y clasificado de antemano. Somos antes que nada una ficción en la que no hacemos otra cosa que intentar dibujar nuestros pensamientos mediante los sonidos y las palabras de los otros, buscando convertir en formas lo que era antes sólo formulación y saltar – sin las mediaciones de la industria cultural -, al abismo y la dispersión de los distintos gestos que componen la riqueza de la vida que se traduce por la riqueza de los gestos.

sub580

Mucho mas en : www.20milleguasviajesubmarino.wordpress.com