Amanda es la joven cantante de Estocolmo que allá por el 2010 fue descubierta por el sello sueco Labrador. Tan solo un año después captó todas las miradas con su álbum de debut homónimo que incluye lo singles House y Doubt, consiguiendo que críticos musicales de The Washington Post y The Guardian, entre otros, pasasen a nombrar a Kate Bush, Fleetwood Mac, Lykke Li y Bat For Lashes para describir el estilo y calidad musical de las canciones pop de Amanda.

En este nuevo trabajo, Amanda regresa con su potente propuesta de pop, con sonidos más electrónicos que en su trabajo anterior, abriendo así un nuevo abanico estilístico y dando un paso más en su proceso de maduración artística. El EP To The Moon se estrena bajo el sello sueco Despotz Records.

Stay You and I, primer tema del EP, es una canción triunfal sobre la superación de problemas personales para salvar una relación. Rush es un tema de matices oscuros que habla sobre la atracción apasionada pero adictivamente destructiva que nos lleva a cometer el mismo error una y otra vez. Introducido como una balada a piano, la canción alcanza el estribillo al son de sintetizadores al más puro estilo Trentemøller.

En Wednesday, con una producción de sonidos atmosféricos y de calidad cinematográfica, Amanda da un paso atrás para contemplar la tediosa verdad de una realidad de la que se ha enamorado, como quien contempla un paisaje desolado por la guerra.

“Hopes” combina tambores estruendosos con un riff de guitarra para transmitir un momento atemporal de contemplación. La tensión se acumula como momentos de pánico antes de tomar una decisión crítica. Hay una sensación de prepararse para lo peor y esperar lo mejor.

Empty Blockings, uno de los temas más potentes del EP, se produce un acercamiento temeroso hacia el amor. El ritmo ondulante se hace eco de un corazón palpitante, con miedo a abrirse a los demonios internos de un amante dañado.

Escribí los primeros acordes de ‘To The Moon’ hace dos años, como un viaje a través de la lucha personal y el amor. Cada canción es una pieza del rompecabezas que ha sido mi vida en los últimos años. Las canciones expresan diferentes sentimientos como ansiedad, paz, inseguridad, felicidad, destructividad y fuerza. Todos estos sentimientos permanecieron conmigo durante todo el proceso de creación. – Explica Amanda.