Beach House vuelve triunfante a la sala Apolo

Beach House vuelve triunfante a la sala Apolo

Like
513
0
lunes, 23 noviembre 2015
Recomienda

Texto: Manel Ferrer

Al igual que el sábado, la primera de las dos noches venía precedida por un sold out más que justificable. Dos discos en poco menos de dos meses y la estima que la ciudad condal ha demostrado siempre por Beach House hizo que la expectación fuera máxima. Con una sala Apolo abarrotada y luz tenue, casi sombría, el dúo de Baltimore aparecía liderado por una Victoria Legrand enfundada en una blusa oscura y Alex Scally a la guitarra. A ellos se sumaba un notable Graham Hill a la batería, sustituyendo a Daniel Franz, músico que ha acompañado al dúo en las últimas giras y el cual pudimos ver en su último paso por Barcelona en marzo de 2013. Al bajo y teclados de apoyo, Skyler Skjelset de Fleet Foxes.

Beach House - Sala Apolo, noviembre 2015La encargada de abrir “Depression Cherry” también inauguró un set list acertadísimo, los primeros acordes de Levitation evocaron un derroche de voz de Victoria que no bajó el nivel a lo largo de todo el concierto y avisaba que la próxima hora y media iba a ser un viaje mágico donde el pop ensoñador de la banda se hizo con todos los rincones del Apolo. El concierto navegó entre “Depression Cherry” y “Thank Your Lucky Stars”, publicados recientemente, aunque la noche fue un repaso a todo su trabajo, siendo sus aclamados “Bloom” y “Teen Dream” parte importante del repertorio del que rescataron un buen puñado de hits.

Con un Alex inmerso en su guitarra y la voz hipnotizadora de una Victoria sublime, se sucedía la increíble Silver Sound, Space Song o el dream pop más meloso a cargo de All Your Yeahs. Con el público totalmente entregado al grupo, aplaudiendo y gritando cada tema como si fuera el último, se creó una cálida atmósfera donde la fragilidad de lo que estaba pasando solo era roto por la potente voz que Victoria Legrand derrochó en todo momento.

Beach House - Sala Apolo, noviembre 2015

Walk In The Park, Beyond Love, Wishes o 10 Mile Stereo serían de las más destacadas en la parte central del concierto, donde un servidor echó de menos algún tema más de sus dos primeros discos, tan solo una vez recurrieron a su homónimo disco del que rescataron una sublime Master Of Name. El setlist, que fue llevado a cabo con una rigurosa delicadeza, dejó momentos de autentico éxtasis. Ver a Victoria acariciando el teclado con su melena mientras se suceden One Thing y Sparks envolviendo a todos y cada uno, es algo que por desgracia no pasa todos los días.

Myth e Irene serían las encargadas de poner la guinda al pastel, bises de lujo que dio cierre a un viaje entre el folk futurista y el pop más atrevido. Con una apuesta en escena sencilla pero muy efectiva gracias al juego de luces, visuales contadas pero precisas y un manto de estrellas como fondo, Beach House dejó uno de los conciertos del año, mostrando a una Victoria mucho más cercana y entregada que en ocasiones anteriores.

Beach House - Sala Apolo, noviembre 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XXX