Crítica de cine: “The Grand Budapest Hotel”

Crítica de cine: “The Grand Budapest Hotel”

Like
623
0
jueves, 27 marzo 2014
Cine

De viaje con Mr. Anderson por la pomposa Europa de mediados de siglo XX.

La última locura del gurú indie volverá locos a sus fans mientras otros no lo tienen tan claro.

Con una legión de estrellas a su mando encabezadas por el brillante Ralph Fiennes, interpretando a Gustav H., un amanerado y elegante conserje de un famoso hotel europeo en el período de entreguerras, es indudable que el dúo formado por este y su protegé, el joven botones Zero Moustafa (Tony Revolori) es de lo mejor del larggometraje.

Un playboy de tres al cuarto encantado de conocerse y de que le adoren sus acaudaladas clientas octogenarias. Así, una Tilda Swinton irreconocible le declara heredero de uno de sus más preciados bienes desatando la ira de sus hijos y dando pie a enredos varios.

Impecable como siempre en los aspectos más formales, la obsesión del director por el encuadre y los detalles convierten al trabajo en una delicia para los ojos, con planos perfectos en los que nos podríamos quedar a vivir si nos dejaran. A pesar de eso y de tener en su poder a lo mejor de la profesión, su fórmula parece estarse agotando y nos encontramos medio aburridos en lo que se suponía que era una comedia.

Desde la sorprendente Academia Rushmore de 1998 ha llovido mucho y muchos han sido les que han intentado copiarle por el camino, igual que otros le han criticado a partes iguales.

Una compleja casita de muñecas con los mejores decorados y títeres de la que nos encantaría formar parte. La nostalgia del modernismo.

Nuestra nota:

6

Lo mejor:

El reparto.

Lo peor:

No es tan graciosa como creíamos.

Y nuestra pregunta:

¿Es Wes Anderson el rey de las comedias corales?

Isabel Sánchez-Vallejo


Te gustará si te gustaron:

ninotchka croyalOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Deja un comentario

XXX