Crónica de Eagles of Death Metal en la sala Apolo

Crónica de Eagles of Death Metal en la sala Apolo

1
769
0
martes, 13 septiembre 2016
Recomienda

Sala Apolo, Barcelona – Viernes 9.09.2016

A la tercera va la vencida (y de qué manera…). Los californianos Eagles Of Death Metal, liderados por un incombustible Jesse Hughes, aportaron aún más fuerza a un dicho que no siempre hace honor a sus palabras, pero que en ocasiones y después de lo vivido en la sala Apolo el pasado viernes, es más que acertado. No exageramos cuando hablamos de este concierto como uno de los más grandes que ha pasado por la ciudad condal en mucho tiempo. La presencia de Josh Homme hubiera agrandado aún más una noche memorable, no pudo ser y en su lugar estuvo un Joey Castillo que estuvo a la altura, dejando claro que las baquetas del grupo siguen siendo demoledoras sin Homme. Muy destacable también la destreza a las cuerdas de Dave Catching, quien dejó momentos de autentico éxtasis.

Los nervios y las ganas se palpaban en el ambiente minutos antes del show, y es que dos cancelaciones de una misma actuación en tan poco tiempo es algo difícil de digerir y más aún cuando una de ellas es a consecuencia de la tragedia vivida en París a causa del atentado en la sala Bataclan a finales del pasado año. Un tema del que no se hizo referencia y no hubieron discursos en toda la actuación, el único guiño al recuerdo de París fue por parte de Jesse Hughes vistiendo una bandera francesa en forma de capa mientras sonaba I Love You All The Time’. La segunda cancelación vino por una lesión en el tendón de un dedo de la mano del propio Jesse, así que la expectación era máxima.

Foto: Xavi Torrent

Foto: Xavi Torrent

Con un sold out más que predecible, una enorme ovación y con cara de no haber roto un plato en la vida, Jesse Hughes y los suyos tomaban posiciones en el escenario mientras sonaba ‘Soy Minero’ de Antonio Molina. Acto seguido y sin mediar palabra I Only Want You’, tema que abre su primer disco “Peace Love Death Metal” y del que rescataron ‘Whorehoppin (Shit, Goddamn)’ o ‘Speaking in Tongues’, con la que cerraron una actuación redonda. A pesar de que el concierto era para presentar “Zipper Down” (2015), última referencia de EODM, en el setlist hubo cabida para todos los discos, ya que rescataron hits de todos y cada uno de ellos. El bajo distorsionado de ‘Secret Plans’ fue el preludio de las primeras cervezas volando por encima de nuestras cabezas.

Himnos más modernos como ‘The Reverend’ o ‘Complexity’ ponían el traspunto y el cover ochentero de ‘Save A Prayer’ de Duran Duran fue una de las grandes triunfadoras del último disco, pero los riffs de ‘Cherry Cola’, ‘Wannabe in LA’ o ‘Don´t Speak (I Came To Make A Bang)’ eran las que liaban el mayor revuelo entre los asistentes, rock and roll en estado puro y sin etiquetas.

Se atrevieron también a versionar el Moonage Daydream’ de David Bowie y además con una gran solvencia, mientras podíamos ver bailes desbocados de Jesse, correteando y cantando entre el público o subiendo al piso de arriba para tocar ‘I Want You So Hard (Boy’s Bad News)’ haciendo gala de la energía, desparpajo y vitalidad que sólo él sabe transmitir, siendo muy cercano y recibiendo con gran simpatía los sujetadores de algunas chicas que se encontraban en las primeras filas.

Siete años para tener nuevo material de Eagles Of Death Metal y dos cancelaciones en directo, una espera que queda más que saciada después del indiscutible concierto que ofrecieron los de Palm Desert.

Crónica: Manel Ferrer | Fotografía: Xavi Torrent

Deja un comentario

XXX