El reverendo Father John Misty atempera su personaje

El reverendo Father John Misty atempera su personaje

Like
300
0
martes, 21 noviembre 2017
Recomienda

Uno de los conciertos más memorables de los últimos tiempos fue el de Joshua Michael Tillman en el Vida festival del 2015. Su actuación como arrollador showman que dominaba con inusual frescura e intuición todos y cada uno de los recursos escénicos generó tal impacto que nadie dudó en ver al nuevo mesías del pop de autor. Lejos quedaba su folk confesional bajo el alias de J. Tillman y su paso como baterista en Fleet Foxes; acababa de estallar un artista en todas sus dimensiones, con unas capacidades para la composición y la interpretación definitivamente extraordinarias. Además, sus imposibles bailes y poses explícitamente sexuales, sin rubor ni contención, generaron primero el desconcierto para luego abrazar el aplauso unánime. Sabe convertir su performance en una extraordinaria teatralización muy sui generis teñida de romanticismo y espiritualidad.

En su actual gira de presentación del ligeramente menos inspirado “Pure comedy”, el cantante dosifica y contiene sus dotes histriónicas, y concentra todo su esfuerzo en expresar mediante su asombroso tono de voz unas canciones íntimas que versan sobre sus miedos más personales. Con respeto a sus anteriores visitas, se mantuvo muchísimo menos comunicativo de lo normal, posiblemente condicionado por el ajustado margen de tiempo previsto para la posterior sesión de club. Se centró, sin pausa, en realizar todo el repertorio acompañado de una banda en perfecta comunión y con unos cuidadísimos y hermosos visuales de fondo.

Con los teclados del tema “Pure comedy” empezó un recital que enlazó consecutivamente las cuatro primeras canciones de su tercer trabajo, para posteriormente generar cierta histeria colectiva con “Nancy from now on” y “True affection”. Posiblemente la mejor parte llegó al final antes de los bises con la crítica e irónica “Bored in the USA”, la rítmica y muy americana “I’m writing a novel”, “Hollywood forever cemetery sings” y la melódicamente magistral “I love you, honeybear”. Father John Misty muestra un total dominio del sentido del espectáculo que ha ido gestando después de largos años de experiencia como músico. Se merece saborear las mieles del éxito.

Natalie Mering y sus Weyes Blood abrieron para el reverendo con un pase que no sobrepasó los treinta minutos para interpretar solamente algunas de las joyas del cuarto álbum “Front row seat to earth”, producción folk con reminiscencias de los 70. El cover “A certain kind” de Soft Machine fue gloria bendita.

Crónica de Oscar Escabia | Imagen de Rosario López

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
XXX