Entrevista a Alexandre Cazac del sello InFiné | Sónar 2017

Entrevista a Alexandre Cazac del sello InFiné | Sónar 2017

Like
514
0
Viernes, 14 Julio 2017
Entrevistas

El sello francés InFiné Music fue creado en 2006 por Alexandre Cazac y Yannick Matray. Este sello musical y editor gráfico se ha consolidado a lo largo de los años como una plataforma de creación de música eminentemente electrónica que logra coquetear con distintos estilos como la música clásica, apostando de esta forma por la diversidad musical. Un sello para oídos curiosos.

En este principio de año 2017, InFiné celebró su décimo aniversario con la edición del recopilatorio Infiné10: #Tomorrow Sounds Better With You, que cuenta con Oxia, Agoria (quien fue uno de los fundadores del sello), Murcof, Rone, Clara Moto, Aufgang, pero también Francesco Tristano quien firmó la primera referencia de Infiné Music. Esta celebración siguió en Barcelona con un ciclo de conciertos en Blueproject, Ciclo Soupir, cuya programación contó con tres de sus artistas más excitantes: Cubenx (live), Murcof, y hoy mismo el 06 de julio, se cierra el ciclo con Pedro Soler & Gaspar Claus.

El Aniversario del sello culminó también con su presencia este año en Sónar 2017 presentando a varios de sus artistas. Pudimos asistir al Dj set de Deena Abdelwahed durante la tarde del sábado en el nuevo escenario XS. La joven artista tunecina logró con un set aventurero y original adentrarnos en un viaje en todos los sentidos. En la misma noche del sábado, tuvimos la gran suerte de contar con la presencia de Carl Craig y Francesco Tristano en un mismo escenario. Versus Synthesizer Ensemble es el último proyecto de Carl Craig, una idea ambiciosa que nació en el año 2008 y que pudimos vivir en directo. Fue uno de los conciertos más esperados y destacados, una auténtica delicia para los oídos, sobre todo para los tecnófilos más finos. Este acercamiento entre techno y música clásica ha sido un logro por parte del productor de Detroit, quien lleva muchos años experimentando con todo tipo de formatos en su búsqueda por ampliar los límites del techno y la música electrónica hacia el lenguaje sinfónico con un cuarteto de sintetizadores aliada a la elegancia musical de Francesco Tristano quien fuera de los clichés de la música clásica tampoco dejo a nadie indiferente.

En esa tarde y noche de sábado de Sónar 2017, se cumplía un momento muy especial y culminante para Alexandre Cazac, cofundador del sello Infiné. Tuvimos la suerte de dialogar con este auténtico explorador musical quien está siempre a la búsqueda de nuevos mundos sonoros. ¡Si eres un viajero musical, disfruta de la entrevista!

Bienvenido Alexandre, en el marco del Sónar 2017. ¿Ya has podido ver algún concierto?

No muchos, pero ayer (viernes) vi bonitas cosas como Evian Christ quien he visto 2 veces en 3 años en el Sónar y, como siempre, es una bofetada tanto a nivel del sonido como del show y de la escenografía. También vi algo muy emocionante que no veía hace mucho tiempo:  Suzanne Cianni, la leyenda de los sintetizadores analógicos, del Buchla; con 71 años se comporta en el escenario como una joven chica de 25 años. Fue un gran momento musicalmente y humanamente, aunque vacío la sala por falta de ritmo, aun así, me pareció genial.

Esto es el Sónar, un lugar donde uno puede ver a la vez conciertos de Evian Christ, Fat Freddy’s Drop y Suzanne Cianni. Sónar ha inspirado a mucha gente, este aspecto de tener memoria es importante porque para ser moderno e ir hacia delante hace falta memoria. En todo caso dentro del Sello Infiné, la memoria forma parte de los valores de la casa.

Hablando de Modernidad a través de la Memoria y del Pasado, ¿cómo ha nacido el sello más allá de la pequeña historia con Francesco Tristano?

Como muchas historias de sellos independientes. Infiné nació de frustraciones, de no poder escuchar la música que nos hubiese gustado escuchar y también coincidió con un periodo de conformismo donde las cosas ronroneaban después del gran momento de los años 90, floreciente de un Techno House que llamábamos French Touch y que volvió a decrecer y a ronronear un poco. Se abrió entonces la perspectiva de un mundo digital que se anunciaba y que ya estaba tomando forma. Entonces, pensamos que podíamos escribir algo diferente. Había un deseo artístico de presentar cosas diferentes y también de trabajarlas de otra forma frente a ese nuevo mundo digital.

En ese momento erais tres en el sello. Tuvo que ser una gran fuerza contar con Agoria en ese entonces

Sí, nos ayudó mucho. Yannick y yo hacíamos el trabajo en casa y Sébastien “Agoria” era el representante, porque cada fin de semana estaba en clubs y en festivales, alrededor del mundo entero. Era la mejor forma de defendernos en todos los sitios, lo que nos ayudó mucho al principio. Pero algunas historias de amor tienen un final.

Después de 5 años ya no funcionaba más y Agoria decidió tomar su propio camino, para en ese entonces concentrarse sobre su propia música. Finalmente, decidió lanzar otro sello. Le deseo mucha suerte porque es algo muy valiente, lo sabemos muy bien.

Y así seguimos, bastante bien sin él, pero claramente existimos gracias a su contribución durante los primeros cinco años del sello.

Con la distancia que tienes hoy en día, ¿dirías que el sello corresponde al ideal que teníais al principio? ¿Responde actualmente a la misma estética de inicio?

Pienso que sigue aquí la misma estética, no ha cambiado. Siempre hemos rechazado encerrarnos en capillas y no fue fácil. La ambición ha consistido más en una exigencia estética dentro de la diversidad, dentro de la innovación. La diversidad y la innovación nos importa muchísimo.

Insisto sobre esta idea, porque uno de los mayores peligros del mundo contemporáneo y en Francia hemos rozado lo peor, se trata de esa gente que quieren reducir la diversidad y que evitan que haya cosas nuevas e inéditas que aparezcan, una especie de refuerzo de fuerzas conservadoras. Nosotros hemos nacido con un deseo totalmente opuesto. Por ello, cuando descubrí a Francesco Tristano, un joven pianista procedente de la música clásica, escuché su forma de llevar el piano hacia la electrónica no en el sentido de las máquinas sino en cuanto a la composición y a las estructuras de la música clásica, me di cuenta entonces de que estaba cristalizando algo. Su huella sigue presente porque siempre nos ha interesado y mejor dicho seguimos coqueteando con la música clásica, o más bien con las músicas “cultas”, pero sin caer en un sello de música clásica. Nos gusta ver lo que es posible hacer con estas gramáticas, porque es del orden de la gramática.

Lo que nos gusta es salir de los caminos. Al principio, al crear Infiné nunca pensamos que hubiésemos tenido pianistas y tampoco guitarristas flamencos y menos aún de 71 años.

Estoy muy orgulloso de haber sacado los primeros álbumes de Francesco Tristano, de Rone, haber dado cuerpo a ese proyecto entre un padre y su hijo Pedro Soler y Gaspar Claus quienes vendrán pronto a tocar en Barcelona (6 de julio).

Es a nuestra imagen, nosotros mismo somos oyentes curiosos, la curiosidad es nuestro mayor motor y nuestros oyentes tienen que ser curiosos. Si solo publicaríamos discos de música electrónica de forma repetitiva, los oyentes se cansarían y nosotros los primeros.

Por este motivo, si bien sacamos en Infiné mucha música electrónica porque es un registro musical que ha abierto las posibilidades, se puede crear de forma más ligera y más fácil sin necesidad de ir a grandes estudios, no somos sólo eso.

Un día escuchamos a un músico libanés Bachar Mar-Khalifé y pasado el primer momento de sorpresa, fue evidente que Bachar tenía su lugar en el catálogo de Infiné.

Pienso que hoy en día nuestra riqueza y nuestro rasgo característico viene de todos estos artistas que tienen todo un enfoque diferente de la música pero que comparten un mismo deseo de libertad y esa misma curiosidad.

No tengo una formula porque desgraciadamente es muy difícil, muy muy difícil porque el negocio de la música es muy complicado y aunque parece que lo digital empieza a parecerse a un modelo y que hay unas cifras de crecimiento muy importantes en porcentaje, en cuanto a valores hemos perdido muchísimo en 10 años. Es muy difícil producir músicas exigentes en este contexto, pero salimos adelante. Tenemos la suerte de contar en Francia con muchas ayudas como la SACEM, que están presente en el Sónar. Nos ha ayudado mucho.

También está la forma en cómo trabajamos, tratamos de casarnos completamente con el proyecto musical, desde el principio trabajamos mucho con la Música para la imagen. Proponemos nuestro catálogo para películas y anuncios, es como una ruleta rusa: funciona o no funciona. Esto nos permite tener un equilibrio, que aunque siga siendo frágil, nos ofrece la posibilidad de darnos el lujo de sacar lo que queremos, es un verdadero lujo aunque sea difícil.

Tampoco existiríamos sin nuestro equipo, contamos con un pequeño equipo formado por personas apasionadas por la música y sin esta pasión no lo lograríamos. Es un oficio donde los finales de mes y a veces también los principios de mes son complicados.

Es fundamental ser apasionado y tener ganas de defenderlo con uñas y dientes. Lo que nos permite seguir adelante es ver que hay bonitos proyectos que están por llegar y ver artistas que crecen como Bachar Mar-Khalifé quien se está convirtiendo en alguien importante en Francia, nuestro pianista Bruce Brubaker que funciona muy bien y Rone quien está acabando su último álbum y pondrá todo el mundo de acuerdo sin hablar de las razones por las cuales estoy este año en el Sónar, Carl Craig con un proyecto que teníamos juntos desde 2004 y que arrancó en 2008,  Deena Abdelwahed, que toca en un rato y es la mejor  representante de  una nueva generación de artistas que tenemos en Infiné, está reactivando las cosa hacia diferentes caminos. Gracias a Bachar Mar-Khalifé, una Deena Abdelwahed es posible. Y contamos con un nuevo artista de la isla de La Reunion, se llama Labelle. Seguimos abriendo las fronteras.

¿Cuál es el recuerdo más bonito del sello, si tuvieras que elegir uno sólo de estos 10 años?

Tengo un natural optimista y tiendo a mirar siempre hacia delante, diría entonces que los recuerdos más bonitos están seguramente por llegar. Hoy mismo, es un día muy especial, es una etapa importante donde voy a encontrar a Carl Craig con Francesco Tristano sobre un mismo escenario en el Sonar, lo soñábamos hace años. Versus ha sido una historia muy peculiar, una larga historia y una magnifica aventura humana, porque al principio fue muy difícil encontrar una orquestra, un jefe de orquestra. Hoy en día, parece más evidente, mucha gente hace música electrónica con orquestras, pero en ese entonces era imposible, muy difícil.

Y hubo ese trabajo con Francesco Tristano que era un bebé en ese momento y desconocido, pero fue la piedra angular que permitió que el mundo de la música electrónica hable e intercambie con el mundo de la música clásica realizando todos los arreglos para el proyecto. Esta noche va a ser particularmente emocionante volver a verlos sobre el escenario, por desgracia no hay orquestra. Todavía no. Esta noche contamos con sintetizadores y creo que va ser muy fuerte emocionalmente.

¡Así lo esperamos esta noche y estaremos presentes! Por cierto, ¿habéis sacado una compilación del sello?

Sacamos una compilación hace unas semanas para el 10º aniversario del sello “Tomorrow Sounds Better With You” . Fue un guiño a la French Touch, a la gente que nos sigue y que trabaja con nosotros desde hace tiempo, y también a los fans sin los cuales nada de todo esto sería posible. Esperamos tener un crédito de 10 años más porque todavía tenemos muchas cosas que decir.

¿Cuáles son las próximas etapas del sello? ¿Tenéis proyectos en curso?

Sacamos al final del verano el álbum de Labelle, un artista de La Reunión, un álbum muy bonito como si Plaid hubiera grabado en las islas. Luego sacaremos el nuevo álbum de Rone, anunciamos en unos días que saldrá a la venta el próximo 20 de octubre. ¡Cuidado, es una exclusiva (risas)! Llevamos casi 2 años trabajando con este álbum y estamos también con otros proyectos. Tenemos un año 2018 que, aunque no esté del todo escrito, contamos eso sí, con las piezas del puzzle.

En todo caso ahora mismo en Barcelona tenemos la suerte de contar con el ciclo Soupir (para el 10º aniversario del sello) cuyo último concierto tendrá lugar el próximo 06 de julio con Pedro Soler y Gaspar Claus. ¿Será un equilibrio entre tradición y modernidad?

Será un diálogo sin electrónica, con 2 instrumentos; Pedro el guitarrista toca una guitarra flamenca minimalista como si fuera un guitarrista flamenco japonés y su hijo toca un chelo completamente iconoclasta. El diálogo de los 2 es peculiar y singular, muy bonito. Os invito a descubrirlo.

En Barcelona, la electrónica está muy presente y observamos que muchos artistas acaban creando su propio sello. ¿Cuál es tu visión?

No es nada nuevo y tengo mis dudas. Vamos a cambiar totalmente de registro y de debate siendo más técnico y profesional.

El productor tiene un papel fundamental en el diseño y el acompañamiento de la vida de un proyecto musical que puede ser un álbum o muchas otras cosas.

Lo digital deja creer que podemos ser mucho más independientes y que podemos hacer casi todo sólo en algunos clics, pero observo que ya hay gente que entienden que es mucho más complicado que eso porque los proyectos se desarrollan en el tiempo y en la duración.

No digo que algunos no lo logren, porque algunos consiguen organizarse muy bien. Por ejemplo, Kompakt nació gracias a Michael Mayer. Pienso que hay que tener cuidado con los jóvenes artistas porque puede llegar a ser una trampa. Los que potencialmente podrían tener éxito son los que ya tienen una existencia en el antiguo mundo y que ya cuentan con una cierta notoriedad. Por ejemplo, si Radiohead, decide prescindir de un sello y sacar su propio álbum, ya son unas súper estrellas internacionales, pero si mañana un joven artista que hace una música estupenda decide hacer lo mismo en solitario va ser mucho más complicado. Existen contraejemplos, hay algunos, pero sigue siendo poco común.

Pienso que también es nuestro papel acompañar a los artistas en el éxito, es un verdadero trabajo y sí, paradójicamente el éxito plantea muchos problemas que son diferentes del fracaso pero los plantea y de la misma forma también es nuestro papel acompañarlos en el fracaso. Hay muchos artistas que han sacado discos y que han perdido dinero. A pesar de ello, volvemos a sacar otro disco porque creemos en el proyecto. Tenemos ganas de apoyarles y queremos que salgan adelante. No sé si siendo autónomo, un músico o un artista puede resistir esto. Un equipo te aconseja y te ayuda a ver posibles alternativas.

Forma parte de las debilidades del mundo digital. Pienso que el papel del productor ha sido denigrado últimamente.

¿Por qué?

Porque los productores no saben defenderse y porque los grandes han intoxicado con comportamientos insanos y han contaminado a todo el mundo.

Pero hoy en día, hay mucha gente que hace un trabajo excepcional sin la cual muchos artistas no existirían y no verían el día.

Pienso a nuestro gran hermano, el sello Warp, es un sello que no cesa de reinventarse tal un fénix y que al mismo tiempo sigue publicando con sus antiguos artistas. Para nosotros es como un modelo. Clark por ejemplo quien toco ayer no fue un éxito inmediato, Evian Christ lleva 2 años sin sacar un álbum y no sé porque no lo saca, pero dudo que sin sello y sin sacar un álbum estuviera aquí de nuevo en el Sonar.

Muchas Gracias Alexandre Cazac por la entrevista, no Faltaremos esta noche en el concierto de Carl Craig y Francesco Tristano

¡Soy yo quien os agradezco y hasta pronto en Barcelona!

Por Jess Hologram de Via Aèria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XXX