Entrevista a Jacques | Sónar 2017

Entrevista a Jacques | Sónar 2017

Like
1559
0
miércoles, 09 agosto 2017
Entrevistas

A unas horas de presentarse en el Sonar Hall en la jornada del viernes de Sónar 2017, pudimos acercarnos al mundo particular de Jacques Auberger. Detrás de este extravagante personaje llamado Jacques se esconde un brillante filósofo y poeta. Entrevistarle se convierte en una charla más profunda y casi metafísica; su voz serena y pausada, así como su profunda visión sobre la existencia de cada cosa nos llevan a su universo musical que no deja de ser un viaje transcendental en todos los sentidos.

Si Jacques llama a su música “Techno Transversal” (lo explica muy bien en la entrevista) es porque él mismo logra ser un Artista Transversal que no tiene fronteras entre las artes. En esa búsqueda profunda de sentido, Jacques se nutre de cada una de las cosas que le rodean y lo regala a una audiencia plenamente entregada y cautivada de principio a fin. En el escenario tuvimos la sensación de asistir a la elaboración de una nueva fórmula musical; Jacques se transforma en un auténtico Alquimista tras su elaborado laboratorio. Su despedida del público fue con el título de su 1er Ep “¡Tout est Magnifique!”. Sí, en compañía de Jacques ¡todo es magnífico!

Bienvenido Jacques! Estamos aquí en directo desde Sónar 2017 y queremos conocerte un poco más ¿Cuál ha sido tu recorrido musical desde que llegaste a Paris?

Hello! Llegué a Paris en 2011, justo después de obtener el bachillerato; me fui de casa de mis padres en cuanto pude. Tocaba la guitarra eléctrica, un instrumento que todavía toco. Estaba a tope con el rock, tenía un grupo de rock y escuchaba funk y rock. Llegando a París descubrí la música de club y la música electro de una forma, no tanto “clubbing”, sino de forma más ingenua; escuchaba un electro pop que todavía no era techno y poco a poco descubrí nuevas músicas y me puse a hacer música repetitiva con ruidos de objetos. Allí me hablaron de un montón de gente, conocí a mucha gente de la música electrónica y ahora llego a hacer una música Tech House improvisada en directo con ruidos de objetos. Lo grabo todo, grabo todo delante de la gente. No hay nada pregrabado, tengo todo en la cabeza y es también un azar.

¿Te dejas un margen a la improvisación y a la aleatoriedad?

¡Sí, tengo un importante margen! (Risas)

Por eso a veces sale pésimo y otras veces sale genial, pero cuando está bien es una sorpresa, salen muchas sorpresas. Prefiero que cada vez sea una sorpresa a que sea siempre lo mismo.

Para el público que ya te conoce a ti y a tu álbum “A lot of Jacques” y tu anterior EP “Tout est magnifique”, podrán esperarse a escuchar algún track conocido en directo o se trata de una improvisación al 100%?

En directo se podrán escuchar tracks de un disco que todavía no existe y que grabo en directo delante de la gente. Conmigo tengo todo el kit para hacer el Live y un ordenador, una tarjeta de sonido que permite grabar todo en multipista. Cada vez que hago un concierto, es una jam session que me servirá para mi próximo disco. La gente es más bien testigo de la creación del futuro disco que testigos de la representación del antiguo disco.

Un concepto muy interesante porque de esta forma integras al público en la co-creación del álbum. ¿Existe una especie de feedback que se crea entre el público y tú en el momento de la creación?

Completamente, sobretodo con el público que ya me conoce un poco y me trae objetos e instrumentos, lo que hace variar las sonoridades de un concierto a otro. Cuando me gusta el objeto, pido si me lo puedo llevar conmigo y así tengo más objetos. Mi disco “A lot of Jacques” ha sido creado de esta forma. Estuve en una radio llamada The Lot en Brooklyn y allí grabé una jam de unas 10 horitas y me divertí editándola y así salió mi primer disco. Fue la primera vez y ahora mi objetivo es hacerlo cada vez mejor y más veces.

¿Son objetos seleccionados al azar o existe una significación particular en cuanto a la selección de estos objetos?

Son todos los objetos cuyos sonidos me gustan. No hay ningún significado particular detrás. Después la gente puede hacer un análisis y decir que globalmente son objetos que no existirían si no estuviéramos en la época en la que estamos, y de este modo es testimonio de la existencia de todos estos objetos. Hay muchos que tienen una utilidad relativa. No me toca a mí hacer ningún análisis, yo me concentro en el audio.

Hablando de objeto, tengo una pregunta sobre el concepto de Vórtice. ¿Es verdad que tienes un proyecto artístico sobre ello?. ¿Defínenos qué es el Vórtice?

Se trata de un proyecto paralelo al de la música que he creado con un amigo mío. Es un proyecto de investigación sobre la investigación en sí misma. Se trata del concepto de investigación sobre la puesta en abismo, de escoger objetos y usarlos contra ellos mismos. Por ejemplo, coger unas tijeras y cortar las tijeras con otras tijeras, con lo que se crea un vórtice, o bien limpiar un jabón con otro jabón para crear otor vórtice, enfriar una nevera con otra nevera. Cada vez que utilizas un objeto y lo colocas sobre sí mismo se crea un vórtice o al menos una experiencia de fusión entra la causa y la consecuencia. La causa y la consecuencia solo forman uno. Es una alegoría de la vida en sí misma. Vivimos dentro de un enorme vórtice. Analizando los objetos me di cuenta de como los podemos usar sobre ellos mismos en el día día, cosa que hacemos naturalmente. El ser humano, como objeto, tiene muchas utilidades: puede servir para comer, para pensar, para reproducirse… y a todas esas utilidades se les puede aplicar el esquema del vórtice, por ejemplo, un humano que crea otro humano es un vórtice, un humano que come otro humano es un vórtice, o un humano que piensa en él mismo es un vórtice. Eso nos lleva a una reflexión sobre la utilidad del hombre y de las cosas.

Es interesante y al mismo tiempo divierte a la gente. ¡Es gracioso! Es un proyecto que permite mezclar la diversión y la reflexión.

Hablando de reflexión, ¿se podría hablar de algo más espiritual o de física quántica detrás de este concepto de vórtice?

Sí, pero no estoy aquí para predicar la espiritualidad, cada uno la vive del modo que desea. Este proyecto es una representación, es decir, es Acción y sería forzosamente contradictorio con el acto de meditación que existe y que perdura detrás de todo esto. De forma que efectivamente existe detrás y en el fondo esa espiritualidad, pero no más que en cualquier otro sitio o en cualquier otra acción porque el mundo está sostenido por un espíritu omnipresente y común a todos que es el ser en sí mismo.

Cuando hablamos de vórtice llegamos rápidamente al hecho de que el mundo está basado en sí mismo, y que la utilidad de cada cosa puede ser relativa. El vórtice final sería la existencia cuya causa y consecuencia hacen uno solo.

¡Interesante!, y ¿cómo aplicar este concepto de vórtice a la música en ella misma?

Por ejemplo, samplear una música que contiene un sample. Es el eterno remix. Un pensamiento que crea otro pensamiento ya es un vórtice. Es lo que pasa en el teatro de nuestros pensamientos, un pensamiento introduce otro pensamiento y así sucesivamente. No para nunca. Una música inspira otra persona que crea otra música que va a inspirar a otro para crear otra música y así sucesivamente. Es un progreso. Es verdad que, en cuanto al concepto de música repetitiva, aunque no todas las músicas sean repetitivas, casi todas lo son; creas un loop y podemos hablar de incremento, pero no veo donde la consecuencia y la causa se fusionan. Para mí, para poder hablar de vórtice tiene que haber una consecuencia y una causa, y tienen que fusionar. En el arte en general, como es algo inútil, podemos hablar de emanación del vórtice en el sentido que tiene interés solo porque es y no tiene otra finalidad aparte de ser. El arte en sí mismo es la encarnación del vórtice. No tiene ningún sentido y no sirve para nada. No es un medio, es una meta en sí mismo. En cuanto la causa y la consecuencia fusionan se puede hablar de vórtice.

Pero luego puedes relativizarlo todo y decir que todo es arte. Si miras de lejos, no hay nada que sirva para algo. (Risas)

En todo caso estamos en la experimentación y, para conocerte mejor, ¿cómo describirías tu música? ¿Quién te ha inspirado? Algunos te asocian a la “French Touch”, ¿te identificas con este estilo musical? 

He entendido progresivamente que hacían falta palabras para explicar lo que uno hace. Es lo que permite a la gente saborear antes de escuchar. Imaginar es importante. Empecé a usar la palabra “transversal” que expresa perfectamente que no se trata de ningún género particular, sino que atraviesa varios géneros. Mi música es transversal porque tiene varios géneros y estilos, pero también porque lo que hago en el Live y en el estudio se fusionan. No tengo un enfoque de estudio y otro enfoque separado de concierto; para mi es lo mismo y por eso es transversal. La mayoría de bandas pasan del estudio al Live o viceversa, para mí el Live y el estudio son casi lo mismo.

Esto me conviene, pero no puedo hablar de estilo musical, como mucho de Tech House. Claro, como es música electrónica y soy francés, entonces se habla de French Touch. No me molesta, pero nunca sabremos lo que es la French Touch. Es más bien una palabra que salió de la boca de los periodistas en un momento en el que estábamos orgullosos de tener una música que traspasaba las fronteras. En realidad no es un estilo musical, la prueba es que detrás de esta palabra ponemos juntos a grupos como Phoenix, Air, Daft punk y a Justice, que muestra hasta que punto no es un estilo musical.

Hablando de French Touch, he leído que a nivel cinematográfico colaboras con el director Julian Stark ¿Nos puedes hablar un poquito sobre este proyecto?

Un amigo de Estrasburgo -Julian- lanzó su documental en paralelo a la película “Eden” -película de Mia Hansen Love que cuenta la historia de un DJ de los años 90 en Francia-. Su documental tardó más tiempo que la película en hacerse pero pudo entrevistar a todos los actores de la música electrónica francesa desde los años 90; no todos, pero sí bastantes y no de los menores. Así trazó un camino entrevistando a mucha gente en búsqueda del relato de la música electrónica, y poco a poco avanzó a otras épocas hasta llegar a entrevistar gente de ahora. Como en paralelo yo saqué mi disco y me fue bien en Francia, él decidió entrevistarme y meterme en la película. Metió también en la película a Gabriel conocido como Superpoze y a Fakear, gente de la generación actual.

Al final, el documental hace un crossover a través del tiempo y de los estilos musicales pero, aunque el documental se llame French Waves, no reivindica ningún estilo musical. Es la subjetividad del realizador que decidió entrevistar a tal o tal artista. Gracias a este documental, pudimos viajar y hacer conciertos por todo el mundo con carteles de nombres franceses. Pudimos tocar con Gabriel aka Superpoze, Clara 3000, Pedro Winter (Busy P), Boston Bun; gente francesa de la música electrónica que he tenido la oportunidad de conocer, lo que ha sido valioso para mí. Conocer gente a quienes les va bien, fue divertido y creo que esto va a seguir adelante.

Entonces no hay un estilo musical particular. De todas formas, dijiste que la gente no viene a tus conciertos por tu música sino por un estado de ánimo. Para esta tarde ¿cuál va ser ese estado de ánimo?

Trato de ser ecuánime, no sé si conoces esta palabra Ecuanimidad: es cuando mantienes la misma relación con todas las cosas. Para ello ,es necesario ser lo más neutro posible.

Esté tocando en el hall de un festival a las 16:30h en Barcelona, en un rooftop en Bombay a las 6 de la mañana o en Francia en una SMAC (iniciales de escena de músicas actuales), quiero ser siempre el mismo. Este estado de ánimo consiste en la neutralidad al principio del concierto y en la capacidad de adaptación durante el concierto, es decir, que en función de lo que voy a sentir del público y gracias a la improvisación, me voy a mover de un género a otro o de una melodía a otra, haciendo música a medida. Un poco como en los restaurantes, por ejemplo, como en los Woks que tiene delante la cocina aparente. Ese es mi estado de ánimo.

A veces estoy más estresado, a veces estoy contento, a veces estoy estresado sin embargo hago un súper concierto, a veces estoy más contento sin embargo hago un concierto malo. Al contrario, a veces estoy contento y hago un buen concierto y a veces estoy estresado y hago un mal concierto. Por eso trato de pasar de todo al máximo. Toco a la vez para mí y a la vez para el público.

¡Gracias Jacques por aceptar esta entrevista. Estamos con muchas ganas de verte esta tarde tocar en el Sónar!

¡Sí, va estar guay! ¡Buenas tardes! (en castellano)

Entrevista de Jess del programa Via Aèria

No te pierdas el nuevo video de Jacques “In the Radio” publicado el pasado 4 de julio:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XXX