Entrevista con Herman Kolgen – Festival Mutek 2018

Entrevista con Herman Kolgen – Festival Mutek 2018

Like
46
0
domingo, 08 abril 2018
Entrevistas

El canadiense Herman Kolgen pasó por Barcelona durante la última edición de Mutek Barcelona. Nosotros tuvimos la suerte de asistir a su actuación en la sala Barts y el día siguiente, poder intercambiar unas palabras con éste artista multidisciplinar y escultor audio-cinético, que ya es un clásico del festival. ¡Es un placer hablar con él y sobre todo una gran inspiración!

En esta novena edición, Herman Kolgen presentó una performance llamada “Train Fragments”, un homenaje a la pieza original del compositor estadounidense Steve Reich que en esta ocasión interpretó junto a 6 músicos barceloneses Frames Percussion, una unión que sonó a la perfección. El nudo de la trama se basa en el descarrilamiento, y el intenso ruido que provoca la colisión de los trenes.

Buenas tardes Herman Kolgen, Gracias por aceptar nuestra entrevista.
Ayer noche, usted presentó en la sala Barts “Train Fragments”, ¿Cómo le ha ido? ¿Cómo ha sido su percepción y su conexión con el público de Barcelona, sabiendo que usted lo presentó previamente en Mutek Buenos Aires y Mutek Montréal?

Lo presenté también en una gran gira en Asia, en Taiwan. Diría que este proyecto es siempre muy arriesgado, así que estábamos algo nervioso justo antes de la representación, porque sólo hemos tenido 3 mañanas para ensayar, es muy poco en comparación con la consistencia del proyecto…

¿Pero hay lugar para la improvisación?

Es una mezcla, hay una partitura gráfica y partes de improvisación. Hay imágenes, eso implica una sincronicidad. No es sólo una impro entre músicos. Es una impro con imágenes y músicos y con unos puntos de entrada a ciertos momentos muy precisos a pesar de las altas intensidades. Las impros tienen que realizarse con la emotividad y el discurso de cada movimiento. No es sólo una improvisación musical, sino también una cierta intención de llevar al público a un determinado estado de ánimo con respecto a las imágenes. Es bastante complejo en relación con el poco tiempo del que disponemos.
Sinceramente, ayer hubiese podido ser un fracaso, es muy arriesgado si los músicos no están muy presentes porque en todos nuestros ensayos sólo lo hacemos una vez al completo, hay muy pocas representaciones. Una vez lo podemos hacer genial, pero después puede salir peor o muchísimo mejor. Hay poco tiempo.
Finalmente, con el público ayer ha ido muy muy bien, hemos tenido mucha suerte, la reacción de todo lo que he escuchado decir ha sido muy fuerte y muy emotiva. Le ha tocado a la gente, sobre todo porque al principio he hecho una introducción con radios y voces con auténticos testimonios españoles de accidentes de trenes que se han producido en España. He querido adaptar la obra a España.

¿Es una obra muy local, por ejemplo, en Buenos Aires, usted ha tocado con percusionistas de Buenos Aires, en Montréal y en Asia también, de forma que las percusiones cambian según el lugar?

Es exactamente esto, por eso en muy poco tiempo tengo que aprender la cultura y el lenguaje con los músicos. Hablamos de emoción. Un jefe de orquesta hablará de la intención con los músicos contando con una partitura musical muy precisa, los músicos no tienen que interpretar tanto. Sin embargo, en mi caso la partitura es un gráfico, partimos de una emoción, cada uno y cada cultura puede interpretar a su manera los dibujos y los símbolos, eso exige mucho, algunos músicos son más académicos y otros menos.

Es verdad que es aún más difícil porque usted tiene que gestionar varios parámetros, para un compositor, la estructura al menos está marcada.

En el caso de un compositor, la estructura está marcada y las notas también, la partitura está escrita para una trompeta y se trata de una trompeta. En mi caso, puede ser un instrumento industrial que hay que inventar y cómo se va tocar. En muy muy poco tiempo hay un desafío humano y técnico, es lo que también me gusta. En este proyecto decidí no imponerme, no imponer mi cultura. He visto muchas veces un mestizaje de artistas y música techno con orquestas, pero finalmente cada uno se queda en su mundo.

Es decir que no hay una simbiosis, ¿usted busca esa simbiosis sobre el escenario, entre las imágenes, el sonido y los músicos? ¿Existe un mismo lenguaje que se crea entre vosotros?

Sí, no quiero hacer una diferencia entre todos estos elementos, es exactamente esto. También quería que la cultura se integrará en el proyecto y que no fuera porque yo tengo mi propia partitura. Ayer con ellos, no se diferenciaba quien era quien musicalmente. Las partituras no son para violines añadidos a un beat techno. He realizado una buena investigación de verdaderos mestizajes, en profundidad, para que los músicos tomen completamente su lugar, su input, sus maneras de tocar, les preguntaba a los músicos: ¿cómo vivirías esta situación viendo las fotografías de supervivientes? Es importante para mi ir a buscar sus “burbujas”, es parte del proyecto, es un riesgo, sin embargo allí radica la belleza.

Es interesante, porque usted tocaba batería, es ex percusionista, ¿usted ha elegido la percusión por esa sensibilidad?

No, a ver, puede tener alguna relación porque me gusta, pero la primera vez que la presenté fue con orquestas y más tradicional, es decir con instrumentos tradicionales, pero yo no estaba muy feliz del resultado.

Disculpe, ¿eso fue con “Different Trains” o con “Train Fragments”?

Con “Train Fragments” también, porque con “Different Trains” es con una partitura escrita y es con un cuarteto de cuerdas, está fijado, no hay lugar a interpretación. Para “Different Trains” sólo hacia mis visuales porque no es mi música, es la de Steve Reich, a mí me encargaron únicamente la creación del universo visual.
Es una larga historia de porqué se ha trasladado hacia “Train Fragments”. De todas formas “Train Fragments” proviene del proyecto “Different Trains”. Es por este motivo que en las primeras versiones de “Train Fragments” yo seguí con orquestas, con violines, etc. Sin embargo, acababa decepcionado después de las representaciones, no pegaba con las imágenes, no transmitía lo que yo quería con las imágenes y con todo, estábamos en ese preciso momento preparando una gira en Asia con una orquesta.
Fue cuando salí de una representación de “Train Fragments” en Europa que me dije que no podía seguir con una orquesta, allí es cuando me vino la idea de por qué hacer en Asia una actuación con instrumentos que provengan del occidente. Aunque en Asia les gusten tocar música clásica europea, no es dentro de su cultura, es incluso un sueño para ellos tocar Mozart. Bueno, me dije entonces de que debería entonces estudiar los instrumentos del país, e ir a buscar la cultura del país y así empezó. En Asia, son muy buenos con los tambores, gongs, con la percusión y además se aproxima mucho más a la mecánica del tren, el metal y el címbalo.

En Asia, además el tren es más utilizado.
Si, si, también. Y siendo yo mismo percusionista, este lenguaje lo conozco mucho mejor que tratando de dirigir un violinista y más aun cuando son académicos de alto nivel. Yo soy músico, pero fue un momento de mi vida, no tengo el mismo lenguaje y no tengo la misma notoriedad. Los músicos se ven obligados a escucharme porque es mi proyecto, pero a veces me miran raro, da lugar a curiosas situaciones, sobre todo cuando les decía que tocaban demasiado complicado para nada, con una tendencia a hacer muchas notas y a ir muy rápido. Sin embargo, a veces realizar dos notas disonantes juntas es suficiente para crear una tensión, o bien tocando lentamente estirando el sonido, no siempre es necesario tocar rápido. La percusión ha funcionado tan bien en Asia que me dije a partir de ahora sólo serán percusiones. Me di cuenta que valía la pena coger las bandas de cada país. Poco a poco todo se ha confirmado.

Un accidente de tren a nivel de sonidos, son percusiones, es verdad que, aunque pueda haber melodías, en el inconsciente, al menos, son sonidos mecánicos, con un beat.

Exactamente, es mecánica con piezas de metal, es tan evidente que no entiendo cómo no lo pensé antes. Yo mismo siendo percusionista y no lo pensé.

Es interesante ver la evolución. Usted ha pasado entonces de “Different Trains” con Steve Reich, a escribir “Train Fragments” ¿es como una segunda parte o una “suite”?

No, Steve Reich es un muy grande, no quisiera bajo ninguna manera asociarme a él salvo que trabajé en la parte visual, es una muy pequeña parte, un granito de arena y es para mí una gran influencia. No puedo decir de que se trate de una suite porqué él a lo mejor no está nada interesado.
“Train Fragments” es interpretación mía, tome los mismos casos de Steve Reich: primero, Steve Reich tenía un playback, es decir, una cinta de bobina en el escenario y el cuarteto tocaba, era muy novedoso en la época, no se había visto nunca que unos músicos académicos tocaran con una máquina. En mi caso, es lo mismo, tengo mi máquina, mi ordenador, me hice un playback y los músicos tocan por encima, eso es una conexión con “Different Trains”.
Otros puntos en común es el tren y el hecho de que, con Steve Reich, la historia consta de 3 partes: antes de la guerra, durante la guerra y después de la guerra, en mi caso sería antes de la tragedia y después de la tragedia. He usado lo mismo.

¿Estaría también la parte de durante la tragedia?

Exacto es antes, durante y después. En mi caso, está el descarrilamiento del tren, antes están los recuerdos, y después, cuando todas las piezas empiezan a volar y a reconstruirse. He incorporado esto. La obra no habla sólo de la guerra, la tragedia, sino también en mi caso del descarrilamiento y de la gente que estaba en el tren.
Esa es la relación con la obra de Steve Reich.

¿Pero usted piensa que podría haber una evolución de la obra en la que si habría una “suite”?

Sinceramente si, podría ser, pero no implica que lo haga (risas). Ideas tengo muchas para todos mis proyectos. Podríamos pensar en “Aftershock”, es un proyecto sobre después de una explosión nuclear, podría ser casi una suite a “Different Trains”, ¿qué puede ser peor que una tragedia nuclear donde ya no queda ni un humano en la tierra? sólo ves un paisaje en blanco y negro con cenizas encima, es como ser testigo de un fenómeno, de un aftershock que sería imposible ver porque estaríamos muertos de todas formas. Es como si te enseño eso y eres el último testigo mirando la tierra sin humanos, cuando en realidad ni deberías estar allí, es como una visión imposible. Es como lo último que puede pasar, la consecuencia última: ser superviviente en el espíritu.

Si bueno hay teorías que dicen que después de la muerte todavía se pueden ver cosas…

Si hay que verlo…

Usted se define como escultor audio cinético y también utiliza un sistema aleatorio para unir sonido e imagen con algoritmos, creando su propio software. Quisiera saber ¿por qué encontramos a menudo la temática del impacto, podemos encontrar una conexión entre sus obras y muchas veces hay un impacto, un shock que tiene lugar. Asistimos a una situación donde existía un cierto orden y debido a ese shock, ese impacto, todo vuelve a empezar, es un nuevo ciclo, asistimos entonces a esa destrucción ¿que luego se reconstruye posteriormente para recrear un nuevo orden?

A veces tú mismo te sorprendes del mismo modelo que vuelve, no sé si viene naturalmente. Puede que hayas dicho algo al que no había reflexionado. A mí me gusta mucho trabajar con la tensión y la repulsión donde tienes el territorio y el entorno, lo que hacen 2 humanos: me fascina la atracción. Tú estás con alguien y si estás con otra persona, cambia, ya no eres tanto la misma, depende de la energía de la otra persona. Existen las relaciones de fuerza, si el otro exige importantes relaciones de fuerza vas a reaccionar de forma diferente. Me intriga mucho el hecho de cómo mutamos ligeramente dependiendo de con quién estamos, si estamos en guerra o si estamos con 4 personas. Toda esta energía invisible, esta influencia que puede ser una tensión psicológica, que sea entre el territorio o entre humanos, que sea la tensión o la repulsión. Pienso que el impacto si lo llevo al extremo, colapsa, hay un impacto tras ello y luego hay como una reconstrucción, probablemente debido a demasiadas tensiones.
A lo mejor debería explicar por qué vuelvo a menudo a eso, hay un nudo en “Dust” y en “Inject”, pero a la vez yo mismo estoy atraído por llevar las cosas al límite hasta que exploten, incluso en la vida.
Por ejemplo, el instrumento que hice para “Train Fragments” podía utilizarlo de forma muy sensitiva, pero es un instrumento que estaba súper intenso y potente. Estoy realmente atraído para llevar las cosas al límite, ese instrumento se hubiese podido romper, no me hubiese molestado. Llevar las cosas al extremo para ver hasta donde las cosas pueden resistir y qué es lo que se puede reconstruir después.

¿Le iba a preguntar justamente si eso no es la definición de la creación finalmente, existe la creación ex novo? No, no existe la creación ex novo.
¿Usted de alguna forma crea con un universo caótico que se quiebra y vuelve a empezar?

Si es verdad, en mi vida personal, seguramente envejeciendo, todo el mundo sienta la cabeza, pero tengo una tendencia a la destrucción. Cuando digo eso no es humanamente, sino cuando una obra no funciona, no me da miedo tirarla a la basura y empezar desde cero, o si una situación no me gusta me voy. Pienso que viene de mi madre, ella siempre me decía cuando algo no funciona, toma otro camino, no te quedes allí. Estoy siempre listo para reconstruir, no me da miedo. ¡A nivel creativo es lo mismo y en mi vida también trato de no apegarme demasiado, sin embargo, tengo mis relaciones amorosas, tengo algunas cosas a largo plazo también! (Risas)

¿Y en su proceso creativo?

También sí. Incluso en mi vida, una casa, un piso, no tengo ningún problema en hacer las maletas y hacer cosas completamente distintas y cambiar. Me han pasado muchas cosas en mi vida, por ciclo, como por ejemplo ahora que estoy planificando dejar de hacer giras, he dicho no a todas las invitaciones. Este año eres la primera en saberlo de forma oficial a aparte de los amigos. Dejo de hacer giras por distintas razones que son largas y complicadas. Tengo muchas ideas y estoy cansado de las maletas. Me encanta actuar, pero los viajes, las maletas, el tiempo que me implica, disfruto cada vez menos, y también a la hora de tomar el avión. He empezado a decir no a todo el mundo, acabo aquí con el festival Mutek y finalizo otro proyecto, tranquilamente lo iré dejando. Quiero empezar a trabajar de forma completamente diferente, quiero presentar mis cosas de forma muy diferente, pero todavía no sé cómo.

Justamente le iba a preguntar sobre lo que iba a presentar próximamente…

A corto plazo, estoy en un súper proyecto muy interesante que voy a presentar en 3 meses que tiene que ver con una central nuclear. Me han invitado unos científicos en un acelerador de partículas y he desarrollado una actuación con la radiactividad que recibo en vivo en el escenario. Es completamente diferente.
¿Se trata de fisión o fusión nuclear?
Son colisiones nucleares, es fisión. Va lejos, llega hasta la medicina nuclear. El centro hace muchas cosas. He hecho muchos proyectos inspiradores, he desarrollado muchas ideas, pero elegí una que fuera factible en los tiempos. Podría hacer una gira de 2 años con este proyecto. Con “Impakt” podría hacer giras durante 4 o 5 años, tengo muchos proyectos que están al inicio, pero a la vez con “Impakt” es matador porque es muy complicado viajar con un bazooka. Parece que he forzado al límite.

¡Justamente parece ser el límite del que hablábamos!

¡Exacto! he ido al máximo del tamaño de las cajas, demasiado grandes y con un bazuka que hace que me paran en las aduanas y viajo solo, debería cambiar eso y contar con un asistente ¿entiendes? mi estructura debería cambiar y no estoy seguro de que quiera ir hacia esa dirección. A parte tengo muchas ideas con las que me apetece trabajar como la microscopia. Tengo tantas cosas que me exigen tiempo y me tengo que quedar in situ.
En la vida, siempre hago eso y me va bien.

Si y como en sus obras, vemos los distintos ciclos y hay un paralelismo con las obras de teatro parte. I, II, III etc…
Muchas gracias por la entrevista, estamos presionados nosotros por el límite del tiempo (Risas)
¡Hasta muy pronto Herman Kolgen! ¡Es un placer tenerlo aquí en Barcelona, espero que vuelva pronto!

O a lo mejor nunca (Risas), puede ser tu última entrevista conmigo. Y cuando nos veremos me dirás “me habías dicho nunca y mira hace dos años” (risas)

(Muchas risas) Muchas Gracias Herman Kolgen!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
XXX