Treinta años de carrera, 13 álbumes e innumerables tours y sould outs son razones más que suficientes para repasar la trayectoria de Dave Gahan y los suyos antes de disfrutarles por enésima vez en directo.

¿Cuántas veces habrás bailado al ritmo de los temazos de Depeche Modhttp? ¿Cuántas veces te habrás encontrado a ti mismo/a cantando en la ducha a lo Dave Gahan? Tantas que quizás ni lo recuerdes o te de vergüenza reconocerlo.

La misma influencia que hayan podido tener sobre ti la han tenido también sobre infinidad de bandas de todo el planeta que hasta se han atrevido a rendirles tributo en directo y en estudio.

Si quieres repasar lo mejor de su trayectoria antes de verles o descubrir algunas de las mejores versiones que de ellos se han hecho, este es tu post.

Pasen y vean:

 Speak & Spell (1981)

Formados a finales de los 70 pero sin voz cantante, la historia de Depeche Mode empezaba realmente cuando el “Heroes” de David Bowie cantado por un Dave Gahan jovenzuelo convencía a Andy Fletcher, a Martin Gore y a Vince Clarke (que dejaría la banda después de su primer trabajo) de la necesidad de reclutarle.

Así, y siendo todavía unos pimpollos, se gestava “Speak & Spell”, plagado de hits de sintetizador pero con mucho por pulir.

Nada puede resumir mejor su primer larga duración que “Just Can’t Get Enough”:

La dulce cover de Nouvelle Vague nos sirve como contrapunto:

A Broken Frame (1982)

Con un sonido más darks y compuesto y escrito íntegramente por Martin Gore (a diferencia del anterior, donde Vince Clark llevó el timón), al segundo trabajo de la banda faltaba algo…ellos mismos han reconocido posteriormente que es el que menos les gusta y que no habían encontrado todavía su identidad.

A pesar de eso, “Leave in Silence” y su videoclip no tienen desperdicio:

Construction Time Again (1983)

Grabado en el Berlín occidental bajo la producción de Daniel Miller de nuevo, su tercer trabajo marcaría un punto de inflexión en su carrera, endureciéndose hasta llegar a su época más industrial.

“Love in itself” o “Everything Counts” son prueba de ello:

Y ya que nos adentramos en el mundo de las tinieblas, nos quedamos con la versión de los metaleros In Flames de la misma:

Some Great Reward (1984)

Aquí entramos en materia. Citado por muchos como uno de sus mejores discos, en “Some Great Reward” voz y sintes suenan mejor que nunca y con él alcanzan una madurez artística que les lleva por unos derroteros todavía más retorcidos. Jugando con la sexualidad y demás temas políticamente incorrectos las letras son dignas de enmarcar.

Para muestra un botón:

A Locust les gustó tanto como para hacerla suya:

 Black Celebration (1986)

¿Qué nos podemos esperar con un título así? Pues más penumbra todavía.

Letras más introspectivas y sonido atmosférico, a pesar de lo que eso conlleva no faltaron rompepistas como “Stripped” o la misma y se convirtió rápidamente en referencia.

Los holandeses Clan of Xymox le dieron también su toque personal:

Music for the Masses (1987)

Abrazando el éxito comercial con los brazos abiertos, con “Music for the Masses” se les acabó de ir de las manos y llegaron a las masas tal y como ya predicaban en su título. Un sonido más refinado y sexy que les llevaba a llenar estadios en medio mundo y a convertirse en la máquina de éxitos que ya sabíamos que eran.

“Strangelove”, “Little 15” o la clásica “Never Let Me Down Again” forman parte ya de la memoria colectiva, inolvidables.

Y como de aquella ya empezaba a sonar lo que después llamarían grunge, nos vamos con los Smashing Pumpkins:

Violator (1990)

Con la fina producción de Mark Ellis Flood el grupo empezaba nueva década editando uno de los trabajos más recordados y celebrados de la música electrónica y su mayor éxito en ventas hasta la fecha.

Un engranaje bien engrasado que produciría 9 canciones de entre las que destacan “Enjoy the Silence”, “Policy of Truth”, “World in My Eyes” o la explotadísima “Personal Jesus” para la que el tiempo parece no pasar.

Johnny Cash también hizo de las suyas y se apoderó de ella para su álbum de versiones:

Songs of Faith and Devotion (1993)

Influídos por los melenudos de la época y sus guitarras, el sonido de Depeche Mode evolucionaba hacia lo más básico explotando las guitarras blueseras y experimentando hasta con coros gospel. No gustó a todos, pero siempre estás bien arriesgar y el resultado final continua siendo favorable.

Hablando de pelo, al de Dave Gahan también deberíamos hacerle mención especial:

Los canadienses Finger Eleven pusieron sus guitarras al servicio de la misma:

Ultra (1997)

Sobredosis, excesos varios y la salida de Alan Wilder  de la formación fueron parte esencial en la creación de “Ultra”.
Volviendo en parte a su sonido más electrónico pero sin olvidar el rock y las tendencias industriales, los cortes del disco destacan por su duración y su densidad.

Hay que destacar en especial la melancólica “Home” de Martin Gore con la que el artista suele deleitar en directo a sus fans.

Los americanos Chevelle también quisieron darle su toque:

Exciter (2001)

Llegados al nuevo milenio y con la producción de Mark Bell, el disco fue alabado por su diversidad y fue comparado a su vez con el gran “Black Celebration” por algunos, aunque eso son palabras mayores.

No es uno de los más aplaudidos, pero sí de los que más ha vendido.

No te pierdas al coro femenino de Scala & Kolacny Brothers interpretándola:

Playing the Angel (2005)

Con Ben Hillier como productor, por primera vez Gahan se lanzaba a escribir tres temas del mismo, quizás en parte gracias a haber debutado en solitario con su “Paper Monsters”.

Dejando indiferentes a muchos y contentos a otros, lo que es indudable es que “A Pain That I’m Used To” es un tema en mayúsculas.

Sounds of the Universe (2009)

Sin la misma repercusión que antaño y dejándonos un poco fríos, con “Sounds of the Universe” se pasaban del todo al lado sintético (musicalmente)  y llenaban estadios de nuevo.

Pero…¿se habían olvidado ya de fabricar hits?

Delta Machine (2013)

En su último trabajo hasta la fecha Dave Gahan se confirmaba como segundo letrista oficial dejando su huella de nuevo en tres cortes. Producido por Ben Hillier de nuevo y siguiendo con el estilo de los últimos tiempos, Gore continua siendo el compositor principal y de eso no hay duda, aunque en directo manden los bailes de Gahan.

De él es la fantástica “Soothe My Soul”:

Y como ya no podemos esperar más os dejamos con una de las primeras imágenes de la banda en Barcelona, eso sí, sin Dave Gahan y sacada del twitter de Pinto, el portero del Barça.

 Isabel Sánchez-Vallejo

depeche mode pinto, barcelona