Nos detuvimos por un tiempo breve para depurar nuestros sistemas, pero el parón se acabó haciendo eterno y se hizo imprescindible llenar ése vacío enfermizo a base de frecuencias, texturas, glitches, distorsiones, inharmonías y bajos infrasónicos.
Lo necesitábamos. Es por eso que volvemos.