El Festival Cruïlla cerró una de sus ediciones más exitosas tras el ‘sold out’ del viernes, que congregó a 20.000 personas en el Parc del Fórum de Barcelona. El cartel bien lo merecía con Damien Rice, Crystal Fighters, Bunbury o Vetusta Morla inaugurando un intenso y caluroso fin de semana.

damien-rice---cruilla-barcelona-2016---viernes---4---m63c0897_27941643460_o

La delicada, pero desgarradora voz del cantautor irlandés inundó el Fórum bajo un sol que se resistía a marcharse. Poco más que una guitarra necesitó Damien Rice para silenciar a un Parc del Fórum rendido ante su talento y una canción, la ya mítica ‘The Blower’s Daughter’ que nos puso la piel de gallina. Fue el colofón perfecto para un concierto que dio paso a ritmos más movidos. El público del Cruïlla fue entrando en calor poco a poco y se entregó a la nostalgia con Enrique Bunbury, que rescató grandes clásicos de Héroes del Silencio para alegría de sus seguidores.

bunbury---cruilla-barcelona-2016---viernes---1---m63c1142_27606624804_o

crystal-fighters---cruilla-barcelona-2016---viernes---2---m63c1529_28118546422_o

Tocó saltar y sudar de lo lindo con Crystal Fighters y sus canciones más festivaleras antes de vibrar con la intensidad de los madrileños Vetusta Morla. Por momentos, dejó de escucharse la voz de su cantante debido a problemas técnicos, pero sobretodo por la intensidad de sus más fieles incondicionales que tararearon sin parar una colección de éxitos sin tregua que se han convertido ya en auténticos himnos. Rudimental y Digitalism pusieron el broche de oro a un primer día de un cartel ecléctico que volvió a demostrar que la buena música no entiende de etiquetas.

rudimental---cruilla-barcelona-2016---viernes---1---m63c2564_28144767811_o

Un valiente Xoel López fue el encargado de abrir la ronda de conciertos del sábado. Bajo un sol abrasador, el cantautor gallego brilló con sus melodías ligeras y dio paso al poderío de James. Los de Manchester presentaron su último disco, repleto de detalles electrónicos y ritmos más bailables, pero sin olvidarse de las joyas que les convirtieron en auténticos ídolos en el Reino Unido.

james---cruilla-barcelona-2016---sabado---12---img_9951_28161553731_o

Y de un clásico del pop británico a Brittany Howard y el blues de nuevo cuño que representan los Alabama Shakes. Los ritmos desgarradores del grupo estadounidense nos transportaron en el tiempo en uno de los conciertos más aclamados por el público.

alabama-shakes---cruilla-barcelona-2016---sabado---1---m63c3562_27958508140_o

robert-plant-and-the-sensational-space-shifters---cruilla-barcelona-2016---sabado--1---m63c4382-copy_28161552321_o

Los clásicos de la noche corrieron a cargo de Robert Plant y el toque más festivalero lo pusieron unos Love of Lesbian que dejaron de lado su cara más profunda para recuperar sus canciones más gamberras, que mezclaron con los temas más nuevos del Poeta Halley.

love-of-lesbian---cruilla-barcelona-2016---sabado--1---m63c0060_27623620003_o

fermin-muguruza--new-orleans-basque-orkestra---cruilla-barcelona-2016---sabado---7---m63c4732_28161524211_o

Fermín Muguruza le dio al Cruïlla el toque mestizo en una noche en la que Skunk Anansie brilló con luz propia. Su fuerza y presencia sobre el escenario arrasó en un Fórum que se dejó arrastrar hasta altas horas de la madrugada.

skunk-anansie---cruilla-barcelona-2016---sabado--5---m63c0473_27623618093_o

Y el domingo… ¡qué decir del talento musical de Calexico! El rock fronterizo de los de Tucson conquistó a los más valientes –había que serlo para aguantar el calor y la humedad de la tarde barcelonesa- con una demostración de poderío difícil de ver hoy en día sobre un escenario. Sus ritmos mestizos contagiaron a un público que se marchó del Cruïlla con una sonrisa en la boca y la convicción de que el festival barcelonés, que celebró su sexta edición, sigue siendo un festival accesible y cómodo que apuesta por la calidad de sus bandas, pero también por la comodidad y el disfrute de los asistentes.

ambiente---cruilla-barcelona-2016---sabado---3---img_9992_27623812624_o

 

Sin aglomeraciones y con multitud de actividades tanto para mayores como para pequeños, el Cruïlla ofreció un espacio de ocio musical apto para todos los públicos. El escenario ideal para pasar un fin de semana escuchando a grandes bandas, descubrir pequeñas joyas, darse algunos mimos –masajes y servicios de belleza-, comer sano y saludable, además de variado, y no hacer cola ni tan siquiera para ir al servicio. Unos lavabos, por cierto, que merece la pena destacar por su limpieza y comodidad. Algo realmente importante cuando son muchas las horas que pasas en un recinto. Y es que en el Festival Cruïlla se toman muy en serio la satisfacción de los ‘clientes’. Como ya nos comentó su director, Jordi Herreruela, “queremos que nuestros auténticos cabezas de cartel sean las personas que compran su abono para disfrutar de la música”. Dicho y hecho. Así da gusto.

 

ambiente---cruilla-barcelona-2016---viernes---3---m63c1754_28222370845_o

Crónica de Sonia y Laura Indie Lovers | Imágenes de Toni Rosado


Fotogalería del VIERNES


Fotogalería del SÁBADO