Festival’Era 2017: crónica de nuestro festival empordanés favorito

Festival’Era 2017: crónica de nuestro festival empordanés favorito

Like
874
0
Martes, 25 Julio 2017
Eventos

Un año más (y ya van 5), nos acercamos a las semanas más calurosas del año disfrutando de uno de los parajes más idílicos de la Costa Brava con la mejor música de fondo de Festival’Era.

 

Si tenéis más de 25 y esperáis más que poneros ciegos cuando vais de festivales estaréis de acuerdo: los eventos en los que se paga en poundsy hay que mirar un mapa para ir al baño ya no molan, lo que mola es ir al campo y volver a lo que significaba un festival cuando empezó Woodstock, vibrar con la música al aire libre.

 

En plena hora mágica, justo antes de que bajase el sol llegamos a la Masia Can Gascons para decir adiós a Nico Roig y saludar a Barbott, esa prometedora banda de la que llevamos tiempo escuchando hablar pero que no acaba de despegar pese a ir trabajándoselo con constancia. Un poco más de confianza y tiempo seguro que les acaban de dar alas: estaremos aquí para descubrirlos.

 

Pocos minutos quedaban ya de luz cuando Anímic se hacían con el escenario grande para predicar sobre inhumanidad y muerte con la mejor actitud posible.

Algunos podréis pensar que su propuesta no era la que mejor encaja en un formato como el de l’Era, pero contra un sonido tan arrollador y personal como el suyo no hay quién se resista. Si venías a bailar, con los ritmos de “Skin” pudiste hacerlo, y si venías a sentir, con la desgarradora Louise seguro que también lo hiciste.Anímic, me habéis robado el corazón.

 

Parecía que después de los de Collbató digerir cualquier cosa iba a ser difícil, pero llegaron Cala Vento y empezó la fiesta. Con dos discos bajo el brazo que les han convertido en el grupo rock en español más in del momento, Aleix y Joan subían al escenarioRoures para rejuvenecer a ritmo de post-hardcore melódico a los allí reunidos. La antorcha sigue encendida, si te gustan los Nueva Vulcano más melódicos seguro que te gustarán Cala Vento.

 

Y llegó su turno, Manel se subían al escenario con lo mejor de su repertorio para iluminar la noche de sus indoncionales. No  soy precisamente fan de Guillem Gisbert y los suyos y creo que siguen siendo una de esas bandas “aperitivo”, y no unos cabezas de cartel… pero eh, también está bien ir a tomar una cerveza entre concierto y concierto y no morir en el intento.

Productor , cantante y performer, el Dunkerqués Awir Leon ha despertado el interés de la crítica más selecta con un debut brillante e hipnótico que consigue atraparnos de la misma manera en directo. ¿Todavía no lo conoces?

Prueba a mirar su vídeo rodado solamente en skate y déjate llevar.

Tras el pogo generado en el concierto de Cala Vento muchos pensábamos que el momento más “duro” de la jornada ya había pasado, y que llegadas las 23:30h lo que querían las masas era bailar a ritmos electrónicos… y nada que ver. Una vez aparecieron los gallegos el público empezó a rugir de nuevo tema tras tema como lo haría con cualquier banda mítica de los noventeros noise. Canciones como ‘Cómo Encontró a la Diosa’ o ‘De la Monarquía a la Criptocracia’ suenan cada día mejor y una no puede hacer otra cosa que desear qué será lo próximo que publiquen. “Nosotros también somos rurales” decía Isa al poco de empezar su show… y tan rurales. Si la suciedad y el fango del campo suena a algo bien podían sonar a Triángulo de Amor Bizarro.

El resto bien, gracias.

Crónica: Isabel Sánchez-Vallejo | Fotografías: Rodrigo Fernández Ristorto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XXX