No es ningún secreto que los directos de !!! (chk chk chk) son sinónimo de juerga sin moderación. Sin embargo, en esta ocasión todo apuntaba a que probablemente la actuación iba a ser más
comedida.

Para empezar, los teloneros Playback Maracas, un dúo con una corta carrera pero ya populares por sus eficientes directos, confirmaron esta merecida reputación: samplers, sintetizadores, vocoder, guitarra de dos mástiles, batería y saxofón trabajaron en equipo para lograr media hora de techno, rock, electrónica galáctica y ritmos latinos con un sonido atronador que hubiese eclipsado a cualquier banda.

Para continuar, Lea Lea, vocalista que acompaña a !!! en los directos, salió al escenario enyesada desde el pie hasta la rodilla apoyándose en un par de muletas: el bajón repentino fue inevitable. Ella saludó lo más efusivamente posible dadas las circunstancias y fue a sentarse en un taburete delante de la batería: todo presagiaba que en esta ocasión el público se quedaría con ganas de bailar.

Menos de dos compases de NRGQ, un corte muy disco de Shake The Shudder, su álbum más reciente, engendrado precisamente en Barcelona, disiparon todas las dudas: como siempre, con !!! todo el mundo iba a divertirse. Nic Offer es ágil, descarado, travieso y hasta temerario: afortunadamente esto no cambia con los años. Carreras de punta a punta y sus característicos pasos de baile fueron los ingredientes principales de la fiesta.

Shake The Spanish, dos temas publicados el 19 de octubre para esta gira, no se hicieron esperar. El Préstamo y La Danza Es La Mejor Venganza (versión española de la también reciente Dancing Is The Best Revenge) sonaron espectaculares. Llegó la primera irreverencia de la noche. Como es habitual, Nic bajó a bailar con el público, llegó hasta el centro de la pista y las cervezas empezaron a volar cual tomates en la Tomatina de la localidad valenciana de Buñol.

Freedom, The One 2 o One Girl / One Boy destacaron entre el repaso a temas de toda su discografía. Lea Lea lo dio todo de cintura para arriba sin perder la sonrisa ni moverse de su asiento. Nic se paseó dos veces más por la pista, salpicó con su sudor a las primeras filas y se dejó lamer la pierna por una fan. Al acabar el bis, con Slyd y Heart of Hearts, Nic ofreció al público la imagen más punk de la velada: se sacó la camisa, miró hacia arriba, subió los brazos, abrió la boca, estrujó la camisa y se bebió las gotas que cayeron de esta.

Crónica de Laura Villanueva | Imágenes de Toni Rosado