Dos años y una riña que acabó en un cambio de formación después de su última visita a Barcelona, el ahora cuarteto femenino Cansei de Ser Sexy regresó con Planta, un álbum que inaugura una nueva etapa en la formación, con temas más pausados y un halo de madurez hasta ahora impropio de ellas.

Pocos minutos antes del concierto, la sala Bikini prácticamente vacía auguraba lo peor. Afortunadamente, un potente inicio con la vieja Art Bitch calentó al personal, que al final acabaría llenando poco más de la mitad de la sala, en pocos segundos. No fue hasta el tercer corte en que Lovefoxxx y sus compañeras estrenaron las nuevas canciones. La elegida fue Hangover y si en el disco suena un tanto desangelada, en directo dio la talla sin complejos. A continuación y contra todo pronóstico, el ya clásico Hits me like a rock acabó de dar el empujón que necesitaban los allí presentes.

Y esa fue la tónica general del concierto: las chicas más comedidas que en otras ocasiones ejecutando un setlist que compaginaba de forma brillante temas de los cuatro discos, haciendo de la interpretación de cada pieza un momento especial y, a la vez, parte de un engranaje que funcionó a la perfección. Las recientes Girlfriend o Dynamite sonaron tan dignamente como las conocidas Let’s make love and listen to Death From Above o City Grrrl. Y lo más importante e inesperado: todas ellas hicieron bailar al público como si no hubiera un mañana.

Y sí, un bis con Alala y la reconstituyente I’ve seen you drunk gurl con Lovefoxxx y Ana Rezende haciendo de auténticas MCs pusieron la guinda a un recital que dio de sí mucho más de lo previsto.

Texto: Laura Villanueva  ·  Fotos: Toni Rosado