Los Planetas sinfónico: una propuesta tan extraña como efectista

Crónica del Festival Jardins de Pedralbes, viernes 14 de junio de 2019

El año pasado ‘Una semana en el motor de un autobús’, mítico tercer álbum de los granadinos, cumplió su vigésimo aniversario. Para celebrarlo, Los Planetas comenzaron esta serie de conciertos repasando el LP junto a una orquesta sinfónica. En esta ocasión les acompañó la orquesta Arts Symphony Ensemble y el coro ARSinNOVA.

La puesta en escena era, cuando menos, curiosa. El hecho de que Jota, Floren y Eric se situaran, el primero en el centro y los otros dos en los extremos del escenario, con una sinfónica entera entre ellos, desdibujaba la condición de banda con la que llevan 25 años haciendo vibrar a sus fans y daba una imagen peculiar a la situación.

Eric (izquierda) · Jota (centro) · Florent (derecha)

Con las primeras notas de Segundo Premio se disiparon bastantes dudas. La versión sinfónica no restó fuerza al tema y la voz de Jota sonó nítida, mucho más que en cualquier otra época de su carrera. El final de Desaparecer fue memorable. Luces rápidas y un final aceleradísimo por parte de la orquesta provocaron lo que se intuía que iba a pasar: el público se levantó a gritar y aplaudir. Jota y el director de la orquesta se abrazaron y ya no había duda: el código de conducta de la noche se aproximaría más al de los conciertos de pop que a los de música clásica.

La Playa, sin embargo, no lució tanto como sus antecesoras y después de este tema el recital entró en una atmósfera que parecía haber sido diseñada por delicadas ninfas silvestres. Momentos en los que se podía pasar del embelesamiento absoluto a la reflexión: ¿Qué era aquello? ¿Jota de Los Planetas en el Palacio Real de Pedralbes? ¿Y la batería de Eric? Casi pasa desapercibida entre tantos instrumentistas. Pero el conjunto suena bien, las ninfas hadas cumplen con su hechizo.

Erik

Cumpleaños Total, anunciado por Jota, con un breve discurso de agradecimiento, hizo volver al personal al nivel terrenal. El público se quitó la autocensura impuesta por el solemne emplazamiento y empezó a gritar a Floren y a Jota. Un Cumpleaños Total en la que Eric no participó y sonó tan contundente como si la orquesta fuera eléctrica y hubiese tres baterías. La magia quizás, otra vez más.

Un numeroso coro hizo acto de presencia en Toxicosmos y La Copa de Europa en una nueva fase emotiva dirigida por las ninfas mágicas. Un momento de introspección que se acabó de repente en el bis: De Viaje fue la gran sorpresa de la noche. Un clásico de la banda que no pertenece al álbum homenajeado y que no dejó a nadie sentado en su sitio; un gran regalo del grupo para los asistentes. Y ya, como colofón, Jota dijo que, “como se hace en la clásica, hay que repetir la pieza más aplaudida”. Así que sonó por segunda vez Cumpleaños Total con una nueva capa en el tema: los aplausos de todos los fans que disfrutaron como enanos.

Crónica de Laura Villanueva | Imágenes de Toni Rosado

Please follow and like us:
error

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.