Blackie Books edita Muerte con pingüino, novela de Andrei Kurkov.quien participará en BCNegra 2018.

Viktor es un escritor arruinado: está sin blanca, lo ha dejado su novia, tiene frío. Imaginen si se siente solo que decide adoptar a un pingüino.

No sabe que este nuevo compañero de piso, Misha, también está deprimido: suelta suspiros melancólicos cuando chapotea en la bañera de agua helada y se encierra en la habitación como un adolescente. Ahora Viktor no solo está triste, sino que debe consolar a su amigo. Y además alimentarlo.

Todo se complica cuando un gran periódico le encarga escribir esquelas de personajes públicos que aún están vivos. Parece una tarea fácil. Pero no lo es: los protagonistas de sus necrológicas empiezan a fallecer en extrañas circunstancias poco después de que escriba sobre ellos. Misha y Viktor se ven atrapados en una trama absurda y violenta.

Una novela oscura y luminosa, con humor blanco y negro. Como la vida. Como un pingüino.

Andrei Kurkov en cinco puntos

kurkov

1. Dos agentes secretos de Kiev lo invitaron a un restaurante. Le dieron coñac y café y le preguntaron: «¿Cree que su libro ha servido de inspiración?». Se referían al envenenamiento del candidato presidencial ucraniano Viktor Yushchenko. Con anterioridad, Kurkov había escrito una novela en la que un presidente de Ucrania era envenenado por sus enemigos políticos.

2. Después del colapso de la Unión Soviética el mundo editorial se detuvo. Kurkov decidió autoeditarse. Reunió algo de dinero prestado por amigos y compró seis toneladas de papel de Kazajistán. Lo que no sabía al comprarlo era que se trataba de papel para envolver comida.

3. Cuando una cadena de quioscos pidió diez mil copias y no las pagó, Kurkov solo tenía unas horas para reclamar los libros, pero no tenía transporte alguno. Así que persuadió al conductor de un autobús funerario para que lo ayudara. El conductor le dio vodka y le permitió dormir en el bus para vigilar sus libros. Al final de ese primer año, Kurkov había vendido las 75.000 copias autoeditadas.

4. A Kurkov su amor infantil por los cactus le salvaría la vida. Era su hobby y llegó a tener hasta 1500. Eso le llevó a interesarse por los idiomas, especialmente por el latín botánico. Aprendió también polaco y cuando alguien le dijo que el japonés era el idioma más difícil del mundo, decidió aprenderlo. Fue saber japonés la causa para ingresar, más adelante, en los círculos de la KGB.

5. Sus posturas políticas siempre fueron polémicas. Sus amigos copiaban sus manuscritos con máquinas Xerox y los hacían circular por la Unión Soviética. Él ofrecía lecturas ilegales en clubes de jazz y pisos privados. En 1988 leyó en público una de sus novelas entera: tardó cuatro horas y media y lo hizo delante de 200 personas. Perdió su voz, pero lo invadió, explicaría luego, un gran optimismo.