#PS’14: Crónica del Sábado 31

#PS’14: Crónica del Sábado 31

Like
522
0
domingo, 01 junio 2014
Especiales

Despedida y traca final para el festival, con los ánimos por las nubes, la cabeza flotando y todavía grandes conciertos en la recámara. A tope hasta el último momento… Despertarse con la careta de Dj Coco puesta no tiene precio.

Sílvia Pérez Cruz & Raül Fernández Miró

Poder presentar tu propuesta en el Auditori del Primavera Sound es un reto y un privilegio al alcance de pocos; así lo percibieron una de las parejas musicales del año que no desaprovechó la oportunidad que les brindaba el Primavera para dar a conocer los temas de su reciente “granada” a un público expectante y curioso por presenciar uno de los conciertos más prometedores de la actualidad.

La hora del concierto (16h) no impidió que el Auditori se llenara para ver a Sílvia Pérez Raül Fernández (cabeza de Refree). El set se centró en canciones de este “granada” que ha significado su primer trabajo juntos y en el que reinterpretan a Lluís Llach, Fito Paez o a la mezcla de Cohen, Lorca y Morente en el tema “Pequeño Vals Vienés”. Pasión, fuerza, sensibilidad, clase, son algunos de los términos que vienen a la cabeza para definir un concierto de esta pareja, una delicia para los oídos que el público quiso agradecer con largos y efusivos aplausos.

Courtney Barnett

La sensación del rock australiano se llama Courtney Barnett y el Primavera no podía obviar su presencia en el festival. Con tan solo dos EP’s publicados, Courtney se ha hecho un nombre en la escena independiente gracias a canciones directas, con sabor a rock n’ roll y con una mezcla de elegancia y desenfado que recuerda a viejos rockeros como Patti Smith o Dylan, sobre todo porqué a Courtney le gusta narrar historias cuando canta.

Su show, en formato de trío, fue rock n’ roll, ni más ni menos, un tema inicial de más de siete minutos dejaba claro a que habíamos venido. Los temas de sus dos EP’s, que se han recopilado en “A Sea of Split Peas”, fueron sonando contundentes y sin momento para el descanso. No faltaron “Hisotry Eraser”, “David” “Avant Gardener”, este último fue escogido en su día por Pitchfork como “Best New Track”.

Captura de pantalla 2014-06-02 a la(s) 11.46.14

Television

Del CBGB al Primavera Sound, que un disco como “Marquee Moon” congregue a miles de personas bajo el sol demuestra el poder de la música bien hecha. “Marquee Moon” es sin duda uno de esos álbumes atemporales para el que el tiempo no parece correr y que continúa estando en tu lista de esenciales pase lo que pase. Y aunque hayan transcurrido realmente 40 años desde su lanzamiento, desde la hipnótica “See No Evil” hasta la épica “Torn Curtain“, pasando por “Friction“, todas y cada una de ellas continúan produciendo el mismo efecto al que las escucha. Sin Richard Lloyd desde 2007 pero con un Tom Verlaine espléndido a pesar de sus más de 60 años, la banda entró un poco fría en escena, calentándose rápidamente junto a nosotros y a los clásicos que todos esperábamos, sonando minuto tras minuto más rabiosos y ruidosos. Bienvenidos a 1977.
Con discos así, no hace falta decir mucho más.

Captura de pantalla 2014-06-02 a la(s) 11.46.30

Volcano’s Choir

Justin Vernon se presentaba por primera vez en Primavera Sound con Volcano’s Choir, proyecto paralelo al todopoderoso Bon Iver, bien rodeado sobre el escenario por los ex componentes del grupo experimental Collections of Colonies of Bees, todos de Wisconsin, un dato que no importa una mierda pero que nos gusta destacar, porque allí nos los imaginamos tejiendo paisajes sonoros como los que pudimos disfrutar el sábado en el escenario Sony extraídos directamente de su excelente trabajo “Repave”. Y es que mucho hay de Iver en su puesta en escena, en la que Justin ha boniverizado a unos músicos ya de por sí dispuestos a todo, ganándoselos para su causa y estética, aunque dotándolos de mucho más poderío sonoro del que nos tiene acostumbrados.

Verlo de nuevo sobre un escenario fue todo un alivio para los que amamos su música, sobretodo después de comprobar que el alma de Bon Iver se ha reencarnado definitivamente en Volcano Choir tras un primer disco discretito. Un directo épico, mucho menos sencillo de lo habitual en él pero con momentos realmente sublimes de una música con plena vocación artística.

Captura de pantalla 2014-06-02 a la(s) 11.49.34

Kendrick Lamar

Kendrick Lamar vino al Primavera para aportar la nota de negrismo de esta edición y lo consiguió a base de bien. Rimas urbanas impresas con un particular acabado emocional, hip hop de cuna y energía contenida… Porque Lamar es un tío elegante donde los haya, heredero incontestable del legado de Tupac Shakur, que ha sabido labrarse un nombre y ganarse la reputación en la escena del hip hop californiano, tanto en solitario como dentro del grupo Black Hippy (en el que comparte protagonismo con los también emergentes e interesantes Schoolboy Q, Jay Rock y Ab-Soul) y demostrando en cada escenario que pisa el savoir-faire de un auténtico old school gangsta rapper. Con temas como “Swimming Pool (Dranks)” o el “F**kin’ Problems” de su buen amigo A$AP, el californiano puso del revés un escenario Heineken abarrotado para escuchar lo mejor del momento en bases, samples y rima. Un cabeza de cartel de lujo.

Captura de pantalla 2014-06-02 a la(s) 11.58.23

Nine Inch Nails:

Si había una banda que estaba fuera de lugar ayer, esos eran sin duda Nine Inch Nails. Al más puro estilo Kraftwerk (escondidos tras sus juguetitos) y con la terrible “Me, I’m Not” para empezar, quien se esperaba un show épico a lo Woodstock 92 o darks pasado por barro a lo Fragile ya podía retirarse. Y más de uno se debió arrepentir en la primera parte, ya que a pesar de tener fe en el creador de los maravillosamente retorcidos “Downward Spiral” y “The Fragile“, a Trent Reznor ahora sólo le van las bandas sonoras y los ruiditos varios, y eso no es lo que buscamos en un directo de Nine Inch Nails. Así, con una puesta escena siempre buena, un Reznor entregado y enseñando cachitas acompañado por el bueno de Robin FinckAlessandro Cortini y el sorprendente multinstrumentista Ilan Rubin, el setlist no llegó a enganchar en ningún momento, en parte, por la gran cantidad de temas de su última etapa. Ni después del giro que supuso “March Of The Pigs” o de escuchar la mítica “Closer” la cosa cambió y la gran cantidad de público expectante se fue a casa sin que le dieran lo suyo.  Eso sí, “Hurt” siempre nos llega y una vez más fue el mejor cierre para su show, no se lo podemos negar.

Captura de pantalla 2014-06-02 a la(s) 11.45.52

Mogwai

Unos que ya empiezan a ser habituales del festival son Mogwai, la banda de post-rock llegaba al Primavera como una de las apuestas a no perderse y sin duda dieron una clase de como mantener al público en un estado de atención permanente, en una especie de limbo que tan solo unos pocos pueden conseguir. Hubo momentos en los que no se escuchaba ni a una persona hablar, momentos de silencio seguidos por una explosión de distorsión que despertaba al público de ese estado de semiinconsciencia.

“Rave Tapes” es la última joya de los escoceses, un disco del cuál pudimos escuchar canciones como “Heard About You Last Night” o “Remurdered”, tema que forma parte del vídeo de presentación del “Line-up” de este 2014. Distorsión a raudales, pasajes épicos y un final apoteósico que nos dejó los tímpanos dando palmas.

Cold Cave

Y después del chasco que fueron Nine Inch Nails, la electrónica ochentena de Cold Cave era el mejor remedio contra la enfermedad. Teloneando justamente a la banda industrial en su gira europea, no es de extrañar que los que estábamos en el escenario SONY nos fuéramos directos al Vice después de reponer fuerzas para ver qué nos tenía preparado Wesley Eisold. Y lo que vimos es lo que queríamos, ni más ni menos, sonidos darkwave y synth pop a tutiplén con temazos indiscutibles como son  “Confetti” o  “The Great Pan is Dead“, que nos recargaron las pilas a todos para continuar con la noche. Con poco más que su presencia y las proyecciones de sus videoclips e imágenes varias, la atmósfera que crearon consiguió llevarnos a décadas pasadas donde las melodías más sintéticas eran las reinas de la pista de baile y la música se apoderó de nosotros. Además de sus canciones más conocidas, pudimos degustar también adelantos de su próximo “Sunflower” que no podemos esperar a tener en nuestras manos. Si les dieran un escenario más grande no sé cómo acabaría la cosa…

Captura de pantalla 2014-06-02 a la(s) 11.48.29

Black Lips

Black Lips, la banda del garage más guarro y destartalado de los últimos tiempos, bandera de la escena lo-fi punkarra, killa y venenosa a nivel internacional, formación que lleva años metida en todos los saraos y movidas del underground indie, los que cantan desde el fondo de una cueva, el grupo que entre sus cuatro componentes suma una dentadura completa de oro de 18 kilates… En fin, Black Lips… ¿Quién no los conoce? El caso es que todas sus peculiaridades y extravagancias los hacen únicos y su música, pese a esa enorme capa de mierda que la cubre, siempre nos ha parecido maravillosa para todo tipo de bodas, banquetes y comuniones. Como la del sábado en el Pitchfork…

Los Lips volviendo al Primavera, que ya te los conoces, que te los ves venir de una hora de lejos, diciéndote que tires del dedo como si tú todavía no supieras que detrás viene el gran pedo… Y eso es lo que ocurrió a eso de las 3 de la madrugada. Un pedo enorme, la banda tocando como si no hubiera mañana, tan mal como saben -y como queremos que lo hagan-, y la chavalada contenta, feliz, gastando suela a base de hits trotones y humeantes que a más de uno consiguió sacarle el frío del cuerpo. Un must en todo festival que se precie.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
XXX