Repasamos lo más destacado del palmarés del Festival de Cine de Sitges 2017

Repasamos lo más destacado del palmarés del Festival de Cine de Sitges 2017

5
809
0
lunes, 16 octubre 2017
Cine

Termina la 50ª edición del Festival de Sitges con un palmarés menos polémico que otros años y algo más reivindicativo de lo que nos tiene acostumbrados. Espero sigan este camino; ya era hora que tras miles de mujeres y niñas aterrorizadas por psicópatas, demonios o algunos directores, fuera esta, la Mujer, la que tomara el mando de sus historias y por lo tanto del festival.
Y es que este año era, o debía ser, algo especial; Sitges nunca defrauda y es todo un acierto reducir el número de películas entre otras iniciativas, pero tras el chasco del no estreno de Blade Runner 2046, esperábamos alguna que otra gran sorpresa. Tarantino no hubiera estado mal, pero no pudo ser.

Repasamos lo más destacado del palmarés:

Jupiter’s Moon‘, del director húngaro Kornel Mundruzcó, se llevó el premio a la mejor película con algo de polémica, ya que podría definirse como una película de género y social. Sin duda aplaudo el compromiso del festival de premiar algo más que lo fantástico y buscar propuestas que vayan más allá, ¡bravo una vez más por Sitges!. El film toma lo mejor de la inolvidable e innovadora ‘Chronicle‘, le añade crítica social, simbolismo difícil por momentos de digerir, y abre un nuevo camino del cine fantástico hacia el cine de autor.

Y, sin dejar lo reivindicativo, las mujeres toman el mando; ‘Thelma’ de Joachim Trier se lleva el Premio Especial del Jurado, mejor guión y Méliès de plata. Con el primer pase se convirtió en una de las grandes favoritas del público. Cojo prestada la perfecta definición de la película que algunos han hecho antes que yo: viene a ser una versión de ‘Carrie’ dirigida por Ingmar Bergman.

Siguiendo con el merecido poder femenino, ‘Revenge‘ se lleva el premio a la mejor dirección y mejor ópera prima. Su directora, Cornalie Fargeat, nos deleita con una sangrienta historia de violación y venganza.

Un año más, y aún sabiendo que puedo parecer pesado, me llena de alegría destacar al gran Yorgos Lanthimos y su obra ‘El sacrificio de un ciervo sagrado‘. Como siempre, su cine desprende una emotiva frialdad que nos deja atónitos, extasiados y angustiados durante todo el metraje, con la música formando parte indivisible del conjunto y los actores helados y perfectos fuera de sus registros habituales. El griego vuelve hacer tambalear los cimientos morales de nuestra sociedad.

El premio Focus Asia fue para ‘A special Lady‘ de Lee An-kyu, un premio algo descafeinado este año teniendo en cuenta el peso que históricamente ha tenido este galardón.

Un año más reivindicamos el cine de animación, aprovechando que en Sitges contamos con el mejor altavoz del panorama cinéfilo. Hemos visto mucho y muy buen cine, pero destacamos la ganadora ‘Tehran Taboo‘ rodada con una de las técnicas que personalmente más me fascinan, la animación rotoscópica.

Destacar también el festivo y siempre valorable premio del público, ‘Matar a Dios‘ y su estupendo humor negro, que encandilaron a los asistentes.

Noves Visions One premió a ‘Dave Made a Maze‘ de Bill Watterson y Noves Vision Plus a ‘Dawson City: Frozen Time‘ de Bill Morrison. ‘Creep 2‘ de Patrick Kack-Brice se llevó el Panorama Fantastic y la espectacular ‘Battleship Island. Director’s Cut‘ de Ryoo Seung-wan el Òrbita. A destacar también ‘Anna and the Apocalypse‘ de John McPhail que se alzó con el fabuloso Midnight X-Treme.

Nada que decir en cuanto a la calidad de las premiadas, pero si echo de menos el habitual nicho de cine coreano que llena mis anhelos de las salas comerciales. Tengo la esperanza de que el año que viene los Na Hong-jin y los Parc Chan Wook vuelvan a visitarnos o nos envíen a sus más prometedoras promesas. No quiero dejar pasar la ocasión de destacar la fabulosa y educadora ‘Okja‘; la veda está abierta para las plataformas digitales y la polémica servida, pero el maestro Bong Joon-ho está por encima de todo eso: me hizo reír y llorar sin tener que avergonzarme.

El festival cierra su 50ª edición con 200.000 espectadores, un 10% más que el año pasado y, teniendo en cuenta la que está cayendo, el cine de género se reivindica un año más con cantidad y calidad. No todos pueden decir lo mismo.

Por Dani López

Deja un comentario

XXX