Sónar 2017: crónica del viernes

Sónar 2017: crónica del viernes

1
762
0
Sábado, 17 Junio 2017
sonar 2017

En la jornada del viernes de Sónar 2017, el público vuelve a copar cada rincón del recinto de plaza España. No hay actividades ni conciertos con poca gente; curiosos y entendidos llenan cada rincón y se ha ce patente el buen estado de forma en el que se encuentra el festival.

Nuestra primera parada es el anfiteatro del SonarComplex, lugar ideal para apreciar las propuestas más contemplativas, entre ellas la de las asturianas LCC (Las CasiCasiotone), que regresaban a Sónar para presentar su último álbum “Bastet” que, con su sonido hipnótico y tenso, logró convocar a un buen número de asistentes.

A última hora de la tarde y en el mismo espacio se presentó Nonotak, dúo formado por una ilustradora francesa y un arquitecto japonés, que dieron una clase magistral de luz y sonido con su show ‘Shiro‘. Bbicados en una estructura en forma de cruz, y mediante proyecciones y luces, consiguen excepcionales efectos visuales con esta propuesta minimalista.

Por la tarde, los sonidos oscuros de DJ Lena Willikens caían como plomo en el SonarVillage. El escenario dio un giro total con la llegada del alemán Roosevelt que se presentaba en formato banda vestidos de riguroso blanco; con su batería de hits veraniegos de electro-pop buenrollero, pusieron el momento estupendo a la tarde del viernes.

En el escenario SonarHall se presentó Jacques, otra de las actuaciones más esperada en esta joranda. Antes de prestar total atención a la música de Jacques, tuvimos que superar el shock que genera su corte de pelo; luego entender su forma de creación y por último disfrutar de su talento. El músico francés fue desplegando a lo largo del show instrumentos como tijeras, rayadores, cacerolas, perchas y demás artilugios, con los que generaba sonidos que se transformaban en loops y que se sumaban a sus bases pregrabadas, acordes de guitarra y vocales. ¡Nos hizo bailar y divertirnos a partes iguales!

Otro de los grandes nombres del viernes era la prestigiosa pianista y teclista Suzanne Ciani -una de las grandes pionera de la electrónica- que nos contagió su enamoramiento por los sintetizadores en un directo encantador lleno de pasión y magia.

El flow llegó de la mano de los esperadísimos Fat Freddy’s Drop. La formación conectó desde el primer acorde con un público que se entregó al baile y se divirtió junto a los grandes músicos de esta banda, que presentaba su último disco junto a sus temas más emblemáticos.

 

Crónica de Germán Zito de Via Aèria | Imágenes de Toni Rosado


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

XXX