El Sónar más político y con las propuestas más audaces

El Sónar más político y con las propuestas más audaces

6
949
0
sábado, 25 junio 2016
Especiales

Era un año para rascarse el mentón y mover las caderas y pies al ritmo de propuestas arriesgadas. Los temas que predominaron eran de género (transgénero, filosofía queer, presencia en la sociedad del colectivo LGTB; vigilancia y seguridad online (como cuando salió Edward Snowden en el tema “Exit” y su mensaje al respecto); política de fronteras, post capitalismo e hiper consumismo. Sigamos con algunos buenos ejemplos.

El Sónar más político y con las propuestas más audaces

El debut de “Hopelessness” mezclaba crítica con pop vagamente bailable. En “Drone Bomb Me” se cuenta la historia de una niña afgana que pide a un dron que acabe con su miseria. El show se estrenó por primera vez en Europa, Anohni (Antony Heggerty) en una especie de burka y detrás de ella (sí, Antony ahora es ella) la proyección de un primerísimo primer plano de un rostro que acompasa a la perfección a la melodiosa voz de Anohni y a los elegantes arreglos de Oneohtrix Point Never y Hudson Mohawke. Otro ejemplo, en el tema “4 Degrees”, que se ocupa de informar sobre el estudio de este año que dice que la temperatura aumentará esos grados a final de siglo y provocará la extinción de una sexta parte de los seres vivos.

ANOHNI - Sónar 2016 - Viernes - 3 - M63C0945

La canción más disonante y extraña es “Obama” aquí Hudson Mohawke intervino y Anohni explica su desilusión; por ejemplo, cómo es posible que la única persona arrestada por crímenes de guerra es Chelsea Manning, “que se atrevió a hablar sobre ellos (…) El primer prisionero político es una mujer trans a la que Obama no tiene intención de conceder el perdón”. Recordemos que fue sentenciada a 35 años por sacar a la luz un vídeo de un periodista de Reuters ejecutado por bombas de drones. Obama también falló en desmontar el imperio de Murdoch, capaz de elegir a Trump o Palin y auparlos hasta lo más alto, “la conclusión es que Trump es el producto final de los medios de Murdoch”.

Del tema del calentamiento global, pero centrado en los océanos y enmarcado en l’Auditori de la ciudad Barcelona, John Luther Adams presentó “Become Ocean”, trabajo que abunda en las regiones árticas y ganador del premio Pulitzer musical por mejor composición contemporánea.

Jean-Michel Jarre - Sónar 2016 - Viernes - 3 - IMG_8372

Jean-Michel Jarre aportó su granito de arena con el mensaje de Snowden en pleno tema “Exit” que advierte del peligro del que somos todos vulnerables al espionaje del estado. Jarre sacó en 2007 su primer disco doble “Electronica 1: The Time Machine” donde colabora con Vince Clarke, John Carpenter, Laurie Anderson, Massive Attack, en especial con Robert “3D” Del Naja, Air, M83, Boys Noize, Gesaffelstein y Fuck Buttons. Para su segundo, “Electronica Vol. 2: The Heart of Noise”, que presentará en Sónar, se sabe que colabora con Jeff Mills, Julia Holter y Gary Numan, entre otros. Como con Laurie Anderson con un tema que habla de una mujer enamorada de su smartphone. Jarre dice que para él “uno de los temas recurrentes del álbum es la relación ambigua que tenemos con la tecnología. Por un lado, el mundo nos espía constantemente. Por el otro, tenemos el mundo en nuestros bolsillos. Edward Snowden se convirtió en héroe contemporáneo no diciendo “stop”, pero teniendo cuidado del (ab)uso de la tecnología. Nuestro futuro necesita valientes como él”.

Jean-Michel Jarre - Sónar 2016 - Viernes - 4 - M63C0738-2

Ya hemos hablado de ecocidio, de nuestra relación ambigua con la tecnología, de la guerra de drones, del calentamiento global. Continuemos con políticas de fronteras y cuestiones de género con El Niño de Elche + Los Voluble. La segunda vez que el flamenco se fusiona con con los beats que imponen Los Voluble al cante del Niño de Elche. Este año el texto era obra de Paul B. Preciado, filósofo queer. El concierto empezó con un quejío y las imágenes de muertos en el Mediterráneo, personas sufriendo las heridas de las concertinas de Ceuta o Melilla, niños en el mar esperando ayuda, refugiados repelidos en Idomenei. Seguía el quejío con la base electrónica bizarra. Se cantaba contra las fronteras. No solo contra la penosa política aplicada por la Unión Europea y que plantea una crisis de los valores que formaron Europa y sus leyes de asilo. En el Cómplex se cantó contra todo tipo de fronteras. Y para eso era necesario cantar al amor. Aquí empezó la segunda parte. Las proyecciones se animaron y mostraban fábricas de dildos, y animaban a ser “queer” y, también, a través del amor, romper las barreras de los géneros. “Please Be Queer”. Aquí la música adquirió un tinte político, se bailaba como forma de protesta. Se movía uno por una causa. Bailar nunca fue un acto tan liberador y político y acabó con todo el mundo de pie de su cómoda butaca, aplaudiendo como posesos y despidiendo a este concierto como otro hito histórico de esta edición del festival Sónar.

Niño de Elche + Los Voluble - “En el Nombre de” - Sónar 2016 - Viernes - 3 - M63C9723

También hubo sets con mensajes políticos más juguetones, como el de Eats Everything, que se burló de Hillary Clinton, vestida como personaje de “Teléfono Rojo volamos hacia Moscú” (“Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb”) o a Vladimir Putin, divina ella para el orgullo gay ataviada con peluca, maquillaje y también la invitación a ser “queer”. Alex Ridha de Boys Noize con el mejor espectáculo a nivel de visuales, proyecciones, luces estrambóticas y demás artilugios que enmarcaban su cabina, pues también giró todo entorno al símbolo de la anarquía que mutaba en el símbolo de la paz que después mutaba en el símbolo del hombre de vitruvio de Leonardo DaVinci. Toda una declaración ideológica: anarquía, paz y mente sana en cuerpo sano. Nada desdeñable.

La conferencia clave fue la inaugural por el genio contemporáneo Brian Eno. “Why We Play” (que en inglés tiene unas connotaciones mucho más interesantes para el debate, así es la palabra “play”) habló sobre el motivo por el que se toca y se juega, como con los niños, para representar una realidad y compartir valores. “El arte es el juego de los adultos”. “El lubricante de la cultura”. Eno es parte de DIEM25, grupo liderado por Yannis Varoufakis, polémico y respetado ex ministro de finanzas griego y economista de referencia en Europa.

Brian Eno - Why We Play conference - Sónar 2016 - Jueves - 3 - M63C7981-2

Además de Anohni, con su nuevo género y denuncia, The Black Madonna, conocida por su apoyo a causas LGTB. En el Sónar+D Marea Stamper, dj y productora, compartió parte de su manifiesto feminista: “La música dance necesita “riot girls”. La música dance necesita a Patty Smith. Necesita a DJ Sprinkles. La música dance necesita incomodar acompañando a su euforia. La música dance necesita sal en sus heridas. La música dance necesita mujeres mayores de 40 años”.

Al final, llegamos al hiper consumismo y el post capitalismo, ¿dónde estamos hoy? y por qué hemos de reflexionar sobre la deshumanización y la vacuidad existencial contemporánea. Como verán, esta año, no paramos de bailar, para tampoco de rascarnos la cabeza, indignarnos, e intentar de llegar a conclusiones que nos arrancaran un nuevo compromiso con los tiempos que nos tocan no solo vivir, sino un tiempo que hay que mimar, redirigir y aprovechar mejor para poder tener alguna buena excusa a las generaciones que vienen y que ya están aquí. No van a entender cómo diablos llegamos a esto. Sónar es un festival para todo, menos para el odio. El año pasado se vetó a Ten Walls por comentarios homófobos en Facebook.

Ambiente - Sonar 2016 - Viernes - 5 - IMG_8334

Aquí hay inmigrantes de todo tipo, homosexuales, travestidos, transexuales, indignados, anarco-punks ravers y también pudimos saludar a la alcaldesa Ada Colau en su baño de masas por el Sónar de día y a nuestro hombre fuerte en Madrid, Ferran Mascarell. Vaya espectáculo. Como ven hubo materia gris, materia dispuesta solo al baile, hedonismo, política, cultura, tecnología, creatividad… Una vez más, bailar fue una forma velada de protesta, un acto político. Y es que si todo acto político, cada baile es un acto político también.

Por Alberto Noriega (Pinche Dj)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
XXX