Al igual que Sónar Festival explora nuevas formas de sonidos, Sonar+D lo hace con la tecnología aplicada al arte. Una buena muestra de ello es el espacio SonarPLANTA, que este año celebra su cuarta edición formando parte de la edición diurna del festival.

Ya se han dado a conocer algunos detalles de lo que nos encontraremos este año en el monumental espacio. En la iniciativa conjunta de la Fundación Sorigue y el festival Sónar, han seleccionado este año al prestigioso estudio japonés de arte new media Rhizomatiks -fundada por Daito Manabe, que se ha encargado de crear la obra tridimensional llamada ‘Phosphere‘ (esfera de luz).

Phosphere‘ es una obra de arquitectura híbrida robotizada en la que espejos sincronizados, máquinas de humo, haces de luz y hasta 24 proyectores de vídeo se conjugan para construir una experiencia espacial. Los mismos asistentes también formarán parte de la obra, ya que contarán con unas esferas que de algún modo interactuarán con la instalación.

Según Daito Manabe, la obra se inspirada en el modo en que la luz se refleja durante el proceso de cristalización de los minerales. Para poder experimentarla tal y como el artista tenía ideada, ha recomendado experimentar las sensaciones en primera persona, ya que no está pensada para retransmitirse visualmente, es decir, no será lo mismo verla en directo que en un vídeo casero de obra.

Daito Manabe también se presentará junto al productor americano Nosaj Thing en el SonarHall, en un innovador show que combinará elementos como la danza, el diseño lumínico, drones voladores y la generación algorítmica de imágenes.

Crónica de Germán Pérez | Fotografías de Toni Rosado