Adéu, Victor!

La noche de este martes 31 de marzo me llega la noticia de la despedida de Víctor Nubla, una de las personas más emblemáticas que he conocido y una de las personalidades más prolíficas, si esa es la palabra, que recuerdo.

No sé aún a qué razón concreta debo atribuir su defunción pero mucho me temo que puede ser debida al Covid-19, ese estúpido virus que nos tiene a todos encerrados. Si el propio Víctor estuviera escribiendo un nuevo relato, el personaje de su historia habría sufrido las consecuencias de un ataque bacteriológico de una supuesta guerra mundial.

Me duele saber que no lo volveré a encontrar por las calles del barrio de Gràcia. Tengo la impresión de que podía haber aprendido más de él, de sus historias rocambolescas y de sus vivencias únicas e incontestables. Se quedarán en las mesas de los distintos bares del barrio que compartíamos todas aquellos sucesos que habíamos compartido y que hubieran dado para escribir su biografía; la de un genio renacentista de la Barcelona más canalla. Me sabe muy mal no poder a volver compartir con él una cerveza, un café o una charla.

Clarinetista, poeta metafísico, fundador de Gracia Territori Sonor, miembro de Macromassa, habitual del comuniqué, director del festival LEM, autor de escritos singulares, amigo de sus amigos, hombre de conversación y mil cosas más que no recuerdo pero que desparecen este último día de marzo de 2020.

Adéu Víctor. Viuràs eternament pels carrers de Gràcia i els carallots de la Plaça del Raspall i els habituals de la bodega que vas betjar amb el Pau Riba com al “centre místic de l’univers» vindran a retre’t tribut. Gràcies per tot el que ens has donat. No t’oblidarem.

Please follow and like us:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.