Adiós a Rockdelux: there is a light that never goes out

A principios de esta semana saltaba la noticia: Rockdelux echa el cierre definitivamente tras 36 años al pie del cañón. Nos queda una hemeroteca de casi 400 números de una revista que nos ha informado sobre las últimas tendencias en muchas disciplinas, abierta de miras, con el eclecticismo y que sin duda ha ido moldeando los gustos de todo un país. Rockdelux ha crecido con sus lectores y nosotros hemos crecido con ella.

Empezamos este pequeño homenaje a la revista Rockdelux haciendo mención a una obviedad para muchos de los que la leíamos: con la desaparición de Rockdelux se nos va un pedazo de nuestra vida. Y es que hay tantos recuerdos y tantos momentos de nuestro pasado en sus páginas que uno siente que le arrancan buena parte de sus memorias.

Rockdelux ha sido para muchos de nosotros, y seguramente que para la gran mayoría de nuestros amigos, un referente indiscutible sobre música independiente. Gran culpa de la creación de scannerFM la tienen sus artículos, sus reportajes y su sabiduría musical, así como la de otros referentes conocidos como Radio 3, BBC Radio 1, Rough Trade Records, Ruta 66, NME o The Wire. Con Rockdelux aprendimos a amar la música, a descubrir nuevas bandas, a revisar en sus listas de lo mejor del año qué discos nos faltaban, a empollarnos sus reportajes monográficos, a hablar de música con los amigos en la sala Zeleste, Malpaso o Sidecar, y a sentirnos diferentes. No sabríamos decir cuál fue el primer número que cayó en nuestras manos ni a qué edad lo conocimos pero sí que vivimos gran parte de los acontecimientos musicales de su mano: desde el suicidio de Kurt Cobain a la desaparición de Bowie, por citar sólo dos. Rockdelux existía mucho antes que las redes sociales, Spotify o YouTube. Rockdelux existía en esa época en la que sacar un disco era puro riesgo, en la que bucear las cubetas de tiendas como Discos Revólver o 7 pulgadas en busca de una joya era un deporte mucho más satisfactorio que cualquier otro con el que la mayoría disfrutaban (esa mayoría de la que no queríamos formar parte porque nosotros éramos distintos, éramos independientes).

Hablar a toro pasado es fácil y culpar a la tecnología de su desaparición no tiene demasiado sentido. Si todos hubiéramos comprado la revista con cierta asiduidad o nos gastáramos los pocos euros que nos quedan comprando música, quizás a día de hoy no estaríamos lamentado su desaparición. Es la modernidad, mientras que los que leen revistas de papel o compran discos en lugar de estar suscritos al Premium de Spotify son unos viejos. The times they are a-changin’.

Hoy en día nos preocupamos más de tener seguidores en Facebook, de los likes en Instagram, pagamos promociones en diferentes redes sociales y todos somos expertos en marketing digital y en playlists. Hoy estamos totalmente subordinados a Facebook, Google, Amazon o Apple y hacemos lo que ellos nos piden, trabajamos para ellos y encima les pagamos para que nuestro trabajo se vea y nos olvidamos de los valores de la humanidad. Tener 5.000 amigos en Facebook y tener muy pocos en la vida real se está convirtiendo en una nueva norma; que una persona que hace youtubes absurdos pero sin embargo tiene muchas Ks, o que las marcas paguen más a alguien por hacer el bobo en Instagram que a una publicación seria resulta decepcionante, pero a veces tenemos lo que nos merecemos y realidades como éstas nos confirman la estupidez de la raza humana.

Hasta siempre, Rockdelux, y gracias eternas por habernos enseñado a pensar, a ser críticos y en gran parte a ser quienes somos.

Desde scannerFM hemos creado esta playlist con los mejores álbumes internacionales de cada temporada según las listas publicadas en Rockdelux desde el año 1986, unas listas que siempre se han publicado en los ejemplares de enero, todo un clásico e icono de Rockdelux.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.