Alice Phoebe Lou: cautivador magnetismo de una futura estrella

Crónica de Alice Phoebe Lou · Razzmatazz 2, 21 de noviembre de 2019

Nacida en Sudáfrica pero residente en Berlín en la actualidad, la joven artista de tan solo 26 años afirma haber rechazado un contrato con una multinacional como también rehusar a participar en una gira europea como telonera de Coldplay. Y es que su ascenso al podio parece vertiginoso, meditado, y a consciencia, con un nuevo disco, “Paper Castles”, que trasciende y perfecciona su pop folk etéreo y ensoñador, con ritmos y sonoridades propios del jazz. Pero lo que más alumbra, es su capacidad expresiva, con un timbre sonoro con ecos desde Joni Mitchell a Angel Olsen.

En vivo, Alice Phoebe Lou alcanza un nivel vocal tan deslumbrante que incluso puede llegar a empañar el nivel compositivo de unas canciones que crecen con las escuchas. Acompañada de baterista, teclista, bajista y saxofonista, empezó con una intro jazzística que desembocó en Something holy, uno de sus mejores temas, para seguir con Girl on an island y Nostalgia. Para el cuarto tema escogió Want me, cover de Puma Blue, cantante que combina el hip hop, el r&b y el jazz, y que la cantante interpretó con sensualidad y nocturnidad. Y por sorpresa, posteriormente, desapareció la banda, y dio comienzo una sesión de piano bar íntimo y acogedor, en el que vimos a una intérprete supuestamente más tímida muy alejada de divismos inherentes, en demasiadas ocasiones, a su generación. Actuó casi sigilosamente y pidiendo permiso con piezas muy personales que parecen esbozos como Drive by, Lost in L.A., y una memorable Witches, que solo está disponible en vinilo. Hay que estar muy seguro de tus cualidades para partir por la mitad un set de esta manera. No solo lo consiguió, sino creó uno de los momentos más mágicos del concierto.

2

Posteriormente el teclista salió para encarar con finura Fynbos, y luego la banda volvió al escenario para enlazar Paper castles, My outside, New song, Galaxies y la preciosa She de forma consecutiva. Sin bises, y con reflexiones sobre el existencialismo y el feminismo, Alice Phoebe Lou, mostró sinceridad y mucho magnetismo en tiempos en que parece que las nuevas generaciones se alimentan solo de ritmos urbanos. Que alguien en tan poco tiempo cree canciones hipnóticas y telúricas partiendo del dream pop y del jazz con semejante resultado, hace pensar en que ésto solo es el principio de un estrellato del todo merecido. Julian Baker tiene una fuerte rival.

Texto: Òscar Blanch | Imágenes: Meritxell Rosell

Alice Phoebe Lou
Please follow and like us:
error

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.