Hola amiguitos y amiguitas, gente de mal vivir, androides de barra de bar y demás sujetos con común denominador y pretérito pluscuamperfecto.

Una semana más entre todos vosotros atacados por los virus criminales de la gripe, que han intentado por todos los medios que no pudiéramos estar emitiendo el programa de hoy. Como si de vulgares especímenes del PP valenciano se tratara, los virus de la gripe como cualquier otro virus han intentado atacar las defensas democráticas que tenemos para derribar de esta forma cualquier tipo de resistencia y hacer con el cuerpo lo que les apetezca.

Los vacilococos, máxima expresión fascista de la contaminación viral siguen debilitando siempre que pueden nuestras defensas y el sistema inmunológico, el cual dicho sea de paso por los intereses de los lobbies farmacéuticos, está cada día más debilitado para de esta forma engordemos sus anchas y desproporcionadas barrigas de capitalistas desenfrenados. Es por eso que los virus sean del tipo que sea siempre nos atacan en el punto más débil, donde menos defensas tenemos.

Si vamos en manga corta y nos pilla desprevenidos el frío, seguro que terminamos con un resfriado tremendo como es mi caso. Si durante años le seguimos el juego a un gobierno corrupto, que despilfarra el dinero del pueblo y nosotros le tapamos ocultando la verdad o dejando que nos obligue a manipularla, seguro que terminamos en la calle cuando protestemos, seamos incómodos o simplemente haya que recortar gastos porque han estirado el brazo más que la manga, que es lo que ha pasado en RTVV.

Los virus sean del tipo que sean siempre son malos y hay que erradicarlos. Las vacunas no sirven porque las proporcionan los mismos que protegen los gérmenes del contagio. Para el resfriado lo mejor es la leche con miel muy caliente con un buen chorro de coñac y a sudarla. Para el fascismo lo mejor es la revolución y dejarnos de tonterías.

Spin Doctors
Gravelroad
Oli Brown
Cyril Neville
Guy Davis
Concierto de Ben Powell en el Ciclo de Blues & Boogie de L’Hospitalet