El BIME Live de Bilbao cerró su cuarta edición con más de 23.000 asistentes y un fin de semana en el que la apuesta electrónica de Moderat y de The Chemical Brothers ganó claramente la partida a la puesta en escena de dos grandes como PJ Harvey y Suede. Se notó tanto en el número de asistentes como en la entrega de los mismos; el viernes, mucho más reposados; el sábado, desatados y eufóricos.

moderat-bime-live

Jornada del viernes en BIME Live 2016

BIME Live arrancó tímidamente con una apuesta algo más clásica o conservadora el viernes. Ex-novios, Javiera Mena y Toundra fueron los encargados de ‘amenizar’ la espera hasta el plato fuerte de la noche: PJ Harvey. Se esperaba la actuación de la cantante inglesa que, acompañada por una majestuosa banda, dio muestras de su inmenso talento. Nada que reprochar a PJ Harvey a nivel musical. Impecable, como siempre. Pero, sin embargo, no llegó a conectar con el público del BIME Live. Tal vez fue el gélido recinto del Bilbao Exhibition Center (BEC) o la hora del concierto (21.45h), pero lo cierto que solo sus incondicionales salieron satisfechos de una actuación demasiado plana.

pj-harvey-bilbao-live-2016

El rock algo oscuro de The Horrors reactivó la noche a la espera de Suede, el segundo cabeza de cartel de la noche. Los de Brett Anderson tampoco lo tuvieron fácil para ganarse al público del BIME Live. Con una apuesta audiovisual algo arriesgada, no fue hasta que los ingleses desplegaron su repertorio de clásicos como ‘Beautiful Ones’ cuando se animó un concierto que comenzó con 50 minutos en los que Suede tocó las canciones de ‘Night Thoughts’ en el orden del disco tras una pantalla gigante en la que se proyectaba la película paralela al disco dirigida por Roger Sargent.

La apuesta dejó patente la poca paciencia de un público que fue abandonando las primeras filas del escenario principal para luego volver con los últimos 15 minutos de show. Un cuarto de hora en el que los de Brett Anderson lograron incendiar a un público que terminó vibrando con Belako.

Jornada del sábado en BIME Live 2016

Eso sucedía el viernes. El sábado todo fue diferente y ya desde primera hora se notaba en el ambiente un ánimo diferente. Toy se graduó con nota en la presentación de su tercer disco y Carlos Sadness, pese a ser la nota discordante del cartel, animó a la gente con su pop fresco y sus melodías bailables. Wild Beasts hicieron de ‘teloneros’ de Moderat que, con casi media hora de retraso, desataron la euforia entre los asistentes. El BIME más electrónico daba comienzo. Los alemanes se ganaron al público con un concierto que alternó himnos como ‘The new error’ con canciones de su último disco. Y Chemical Brothers puso la guinda al pastel con un concierto en el que se sucedieron sus hits más sonados. La noche se alargó hasta las tantas.

toy-bime-live

Mención a parte se merece el tercer escenario del BIME Live. El ‘teatro’ como se le conoce entre el público fue un no parar de conciertos de esos de piel de gallina tanto viernes como sábado. Neil Hannon firmó un concierto memorable con un setlist perfecto de The divine comedy y James Vincent McMorrow dejó sin palabras a un auditorio que agradeció el talento de los artistas que uno tras otro fueron pasando por un escenario que, alejados de los grandes nombres, fue un auténtico homenaje a la música.

the-divine-comedy-bime-live

Por Sonia Durán y Laura Ramos