Pocos meses después de su última visita, Los Planetas aterrizaban de nuevo en Barcelona para presentar su última trabajo “Zona Temporalmente Autónoma” en uno de los conciertos más sólidos de los granadinos de los que recordamos.

El concierto estuvo marcado por dos partes muy diferenciadas: una primera de temas actuales y la segunda de grandes hits, haciendo un recorrido por prácticamente todos sus discos; los discos de una generación.

Empezaron con algo de retraso, muy separados entre sí pero perfectamente ensamblados, tras el grito de J al público: “¡Tierra de Valientes!”. Es un auténtico placer escuchar la guitarra de Florent tejiendo una capa de sonido inconfundible -marca de la casa-  que, junto a Eric martilleando la batería con esa intensidad y la voz de J, crean su marcado estilo.

La primera hora pasó con un sonido muy expansivo, con mayor carga en los temas de sus últimos discos “Zona Temporalmente Autónoma”, “Principios Básicos de Astronomía” y “La Leyenda del Espacio” como Seguiría de los 107 faunos, Ya no me asomo a la reja, Corrientes circulares en el tiempo e Islamabad, que hicieron vibrar a todo el Sant Jordi Club, para dar paso a ese trio de ases que son Santos que yo te pinté, Segundo premio y Un buen día. Hits planetarios que todo el mundo coreó.
 
Pese a que la concepción de los discos de Los Planetas ha cambiado, siguen facturando enormes discos y trabajando diferentes sonidos y letras sin dejar por ello su inconfundible sello. La prueba es ese enorme Espíritu olímpico, que suena a clásico como si se hubiera grabado en los 90’s. Y ya con el público desatado, fueron intercalando temas de toda su discografía, dejando para el final De viaje; y ese gran tema que es Caja del diablo. Los Planetas despacharon un total de 25 temas que no dejaron indiferente a nadie, como pudimos comprobar en las caras de todos los presentes.

Posteriormente, tanto el Depo como el Sidecar rindieron homenaje a la banda con fiestas dedicadas a ellos, en un claro ejemplo de la buena sintonía que tiene la ciudad con Los Planetas. En Sidecar, incluso, pudimos ver a parte de sus componentes. Larga vida a Los Planetas.

Crónica de Manel Ferrer | Imágenes de Toni Rosado