Crónica Primavera Sound 2017 Viernes

Encarábamos la segunda jornada del Primavera Sound en el Fòrum tras las buenas impresiones del día anterior, que habían superaron con creces nuestras expectativas. La del viernes, venía marcada por la actuación de The XX y con muchos cartuchos que quemar -especialmente en el apartado electrónico- con joyas como Âme o los dj sets de Dixon y Flying Lotus, por mencionar algunos de los capos de la escena electrónica mundial.

La segunda jornada del Primavera Sound en el Fòrum empezó con los suecos The Radio Dept. en el Heineken Hidden Stage.

Después de hacer cola bajo un sol de justicia para conseguir las pulseras, empezábamos con los suecos The Radio Dept. en el Heineken Hidden Stage. La banda estandarte del sello Labrador tocó un set centrado en los temas más recientes de su discografía, basándolo sobretodo en “Clinging To A Scheme” (2010) y su más reciente “Running Out Of Love”, donde han virado hacia la electrónica, si bien no son sus primeros coqueteos con ella. Muestra de ello fue ​‘The Worst Taste In Music’, el único tema que tocaron de “Pet Grief”, su segundo álbum con gran presencia de sintes. Tampoco hubo ocasión de escuchar muchos​ temas de su debut “Lesser Matters”, pero se lo perdonamos porque los de Johan Duncanson siempre son impecables en directo.

Con el tiempo justo empieza el concierto de The Magnetic Fields en el Auditori Rockdelux. La tropa de Stephin Merritt – en la que podemos contar hasta 7 músicos- han venido para presentar los temas de “50 Songs Memoir”. E​l concepto es sencillo: una canción por cada año de vida de Stephin Merritt en un álbum que vendría a​ tomar​ el testigo de “99 Love Songs», para formar una compilación de canciones a modo de autobiografía. Los 50 temas se repartieron entre los dos conciertos que The Magnetic Fields ofreció en el Auditori. En el del sábado, el programa de Merritt consistió en la selección desde ’66 Wonder Where I’m From  al ’90 Dreaming in Tetris, dividido en dos actos y con una pausa de 17 minutos. Los nuevos temas suenan sinceros y, lo más importante, no resultan nada repetitivos, siempre aderezados con el ingenio y la fina ironía de Merritt.

A la misma hora que The Magnetic Fields estaba previsto el concierto sorpresa de Mogwai dentro de los conciertos Unexpected Primavera, esta vez en el escenario Bacardí Live, pero la cola para acceder era de tal dimensión, que optamos finalmente por ver a Stephin Merritt. Una verdadera lástima ya que presentaron temas de su nuevo disco “Every Country’s Sun” que verá la luz en septiembre.

Lo de Mac DeMarco es derroche de simpatía en estado puro, un cachondo porreta que se dedica a hacer canciones rápidamente transformadas en himnos. A pesar de que el canadiense firmó un gran espectáculo optamos por ir desfilando y es que Descendents estaban ya en el escenario Primavera petando los equipos de sonido con su punk. Los primos hermanos de los Buzzcocks, como muchos los conocen, aportaron la actitud macarra tan necesaria en un festival.

La reunión de The Make-Up era concierto obligado, el post-grunge que gastan James Canty, Michelle Mae, Stevie Gamboa y Alex Minoff fue una bomba total, ‘Ruin My Life’, o Dum Ditty’ son como una hostia en la cara, algo parecido a lo que tuvieron que sentir los primeros que escucharon en su día a The Sonics, a pesar de ser el concierto que para un servidor se estaba llevando la palma de la jornada, no lo terminaríamos.


A falta de una media hora para el final, empezamos a tirar hacia el Heineken. La cita era con los británicos The XX y nadie se la quería perder. El trío de Londres se presentaba mucho más animado que en ocasiones anteriores, arropados por las buenas críticas de su tercer trabajo “I See You”. Una vez más, me quedé con un sabor agridulce con este grupo, produciendo me encantan pero en directo les falta algo -o más bien les sobra-. Hacer una versión más bailable de ‘Shelter’ es algo que nunca entenderé. El bajo volumen de la primera parte del concierto hizo que empañara -aún más si cabe- un concierto que, a mi parecer, no las tuvo todas.

Mención especial para el desastroso inicio de Sleaford Mods en el escenario Ray-Ban. El concierto ya empezó gafado; empezaron con ‘Army Nights’ de su último álbum “English Tapas”, pero no fue hasta el cuarto intento que pudieron cantarla completa. Por algún motivo, el dúo de Nottingham solo escuchaban sus monitores pero los altavoces del público no funcionaban. Tras abandonar el escenario en tres ocasiones, finalmente pudieron retomar el concierto con el cabreo considerable de Williamson, que le envió una dedicatoria cantada al técnico de sonido (Mr Soundman, you’re fucking me off!). Lo que siguió fue un directo de rap-punk basado en “English Tapas”, con referencias al Brexit y la austeridad en Reino Unido. Un directo tan divertido como rabioso.

El alemán Michael Mayer nos encanta, pero nos intentamos dividir por ver un un poco del pop electrónico de Operators y el techno industrial de los belgas Front 242, quienes transformaron el escenario Primavera en una auténtica rave con un sonido analógico tan primitivo como propio. Muy poquito pudimos ver al pilar de The XX, James Smith, más conocido como Jamie XX y que se coló en el cartel del festival apenas unos días antes de su inicio, debido a la baja del rapero estadounidense Frank Ocean.

Flying Lotus, siempre a la vanguardia, se marcó un directo con mucho dub sofisticado; música de baile con pinceladas de IDM descafeinado que hubieran sido aún más impactantes de llevar un escenario y las psicodélicas visuales que lució en la edición 2015 del Sónar. Llegados a este punto, al ver que casi todo el pescado estaba vendido, nos dirigimos a la Bowers & Wilkins por primera vez, la zona más lejana que alberga el apartado más electrónico del festival. Desde las 12:00 horas hasta las 6:00 horas de la mañana, una infinidad de artistas se dan cita prácticamente sin respiro. Llegamos para disfrutar del live de Âme y volvimos al escenario Bacardí para ver el directo de KINK; el búlgaro sabe como meterse en el bolsillo al personal, ofreciendo sonidos apasionados de electrónica experimental. No dudamos en terminar bailando al son del set que el gran Dixon se marcó, un set redondo en el que tiró de enciclopedia y daba por finalizada la segunda jornada del festival.

Crónica de Manel Ferrer y Esther Solano | Imágenes de Toni Rosado

Please follow and like us:
error

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.