Desde Bruselas, nuevos grupos presentan un sonido heredero de la primera electrónica nacida del post-punk, del minimalismo en la música contemporánea, del Metal Machine Music de Lou Reed,  y por grupos post-industriales como Swans, Foetus Über Frisco, Cabaret Voltaire, Portion Control, D.A.F., Test Dept, o SPK , los cuales la parroquia de FistBar! conoce merced a los directos que nos regalaba el programa La Edad De Oro años antes.

Herencias que provienen de la fusión de música industrial, electro minimal, electropunk y post-punk.

Barcelona ha topado con el mismo problema perceptivo que en Fist Bar! tuvimos hace varios años: En un momento dado, cada generación de estilo musical, cada espacio que se inaugura, cada subcultura o tendencia social, es una evolución, no una revolución; aunque a los rústicos se les venda mejor una revolución constante.

La evolución de esta generación de grupos presenta un nuevo sonido, una producción más nítida que aquellos Alien Sex Fiend a quienes pudimos ver en la Sala 666, o a través del monitor de la televisión gracias a Estoc de Pop. Ritmos matemáticos a la Doctor Avalanche, alter-ego de la caja de ritmos Roland que emplean The Sisters Of Mercy. Los muchachos y muchachas que estan por Fist, se apuntan a la dirección musical de la factoría cuando ésta se torna devota a esa bocanada de aire fresco, entremezclando ritmos del continente con los de las Islas y los de sus colonias; con influencias ante y post-eriores.

Sí, es cierto. También estaba la escuela del laboratorio sintético de Valencia, tan puesta ella. Conformada por los hombres de verde, los traficantes de – digamos – discos, y los gourmets y amigos del bacalao al pil-pil o a la llauna, entre otra fauna costumbrista a lo Cañas y Barro. Pero en Fist, cuarto oscuro abierto a concurrencia pública, lo de la plana de Castellón nos sonaba a chino filipino y nos importaba tres pitos. Mirábamos al Norte, siguiendo los versos del poeta.

Desde Bruselas Con Amor: Anatemas FistBar! radio show nº 21

Desde Bruselas Con Amor: Anatemas FistBar! radio show nº 21

Los miembros del team Fist son viajeros natos. Natos embajadores en la Europa occidental de esa ciudad promesa llamada Barcelona. Por algo sabían idiomas y tenían estudios. Inquietos, viajan y descubren lo que se cuece y lo que tenemos de bueno fronteras allende. Siguiendo los versos del poeta, convivimos con la gente noble, culta, rica, libre, desvelada y feliz.

La Funambulista Musical no viaja con nosotros. Ella está en Barcelona mientras los chicos pasean por Europa. Y se dispone, tras cruzar las calles, a iniciar una sesión de tarde más:

Sobre las seis de la tarde solía llegar en metro, bajo por Via Laietana y, a la altura del Palau de la Musica, giro para adentrarme en la estrecha calle donde esta ubicado FistBar!.

Al llegar, enciendo la luz de la puerta de entrada y ese era el momento en el que estaba a solas en el local, preparando una nueva sesión mas y viendo que todo estuviera en orden.

Y como música de fondo me gusta escuchar la versión de la canción de Kurt Weil September Song de The Young Gods, nombre de grupo sacado del titulo de otra canción, ésta del grupo Swans.
Otro grupo imprescindible en los altavoces del local es Cassandra Complex, aunque el tema que os presento hoy es de pocos años mas tarde.

Tanto The Young Gods como The Cassandra Complex formaban parte del escaso elenco de grupos que habían firmado por Tócamela otra vez, Sam. Los diseños de sus portadas están aparejadas a la estética de culto que, los góticos y los no tan góticos, veneraban en los ochenta. Play It Again Sam fue parte de una serie de influyentes sellos discográficos que surgieron, durante una fértil generación de sellos europeos independientes a principios de los ochenta, junto a compañeros como FactorySome BizarreMuteRough Trade o 4AD.

Los Cassandra Complex suenan en Fist desde su apertura, a finales de los ochenta. Rodney está en el escenario junto a Jez Willis, de los Utah Saints. Es música dificil para minorías. Son músicas para locales escondidos . Llegan a Barcelona en 1992 en una gira compartida con Nitzer Ebb, que no pudo ni llenar la sala de Zeleste 2. Rodney, al acabar se codea con unos cuantos fans barceloneses, que habían conocido Cassandra por escucharlos en Fist Bar!.  Las luces encendidas invitan a abandonar el espacio. Delfín está dando vueltas mirando por el suelo, pues ha perdido algo y no lo encuentra. Ni la va a encontrar. Saluda Josep Roca, quien dispondrá de una copia en VHS del concierto, pues alguien lo ha grabado desde la cabina de sonido de la sala.Tras unas vueltas, se van juntos al Fist  para acabar la jornada. Hablan de música y de otras cosas.

Desde sus inicios, el nuevo estilo se caracteriza por ser un sonido duro, con base de beats electrónicos orientados a la pista de baile, sin distorsión de voz, y con líneas repetitivas de secuenciador. Es cuando aparecen en el mercado los sintetizadores Korg MS-20, Emulator II, Oberheim Matrix o un Yamaha DX7  ( como el que usa Delfín en sus ratos libres ).

Como icono de esa electrónica, Bruselas. Ciudad sede del nuevo gobierno y sede de la Alianza Atlántica; con su símbolo de futuro construido con hierro y metal, el Atomium. El telón de acero se resquebraja y las Guerra de Las Galaxias no fue lo que esperábamos.

Tensión del milenio que se resume, principalmente, en la lírica y en los títulos que las formaciones musicales presentan en sus ana-temas. Lírica y síncopas de ritmo que ese flamenco llamado Jacques Brel, con clara vocación social y dirigiéndose a la clase media, había destilado con un fino humor décadas atrás desde su Bélgica natal. Quizás sea cierto que Les bourgeois c’est comme les cochons.

Los ritmos típicos de la electrónica de este momento, se basan en un 4/4, sincopado, que sugieren una estructura propia de la música rock. La Magia, como refugio, entra en el mundo de la cultura juvenil. Las satánicas raíces del rock se transforman en el culto al amor. El mismo Rodney, líder de The Cassandra Complex, es nombrado Gran Maestro de la Logia O.T.O. en el año 2009, durante el equinoccio de primavera. En la pista de baile desaparecen las clases sociales. Desaparece la tensión de la guerra fría.

Desde Bruselas Con Amor: Anatemas Fist Bar! radio show nº 21

Desde Bruselas Con Amor: Anatemas Fist Bar! radio show nº 21

Títulos y letras como Digital Tension Dementia, canción con la cual finaliza el concierto del grupo de Vancouver Front Line Assembly.

Es en Turín, ciudad industrial, sede de la industria pesada del automóvil, donde DJ Kollaps se encuentra para verlos:

Inicios de Abril de 1991, mi hermana vive en Turín y me llama para decirme que el día 27 actúa un grupo de esos que me gustan a mí.

Se refiere a  Front Line Assembly, formación canadiense a caballo entre el EBM y el industrial. Al día siguiente, me voy a la estación a comprar el billete para el Talgo ( recuerda : Estamos en 1991. No existe el AVE ni Internet).
La noche del concierto nos vemos con con un amigo, Bruno Petronzzi, diseñador vanguardista de Torino. Llegamos a la sala temprano, porque conocía a la gente que la llevaba. Despues de las presentaciones, pregunto a que hora empezarán. Una chica responde: ” Todavía falta porque están montando el escenario “. Educadamente tuve que corregirla, esos golpes no eran operarios montando un escenario, era el grupo ensayando. Al terminar fuí a hablar con los miembros del grupo y se sorprendieron mucho al preguntarles yo cuando iban a venir a Barcelona.

” ¿ Barcelona ? ” respondieron extrañados. ” Es que soy de Barcelona y he venido a veros aquí “, les contesté. Tras conversar un buen buen rato, salgo cargado de camisetas, discos, posters y merchandising vario.
Obviamente, no vinieron de gira a Barcelona.

Desde Bruselas Con Amor: Anatemas Fist Bar! radio show nº 21

Desde Bruselas Con Amor: Anatemas Fist Bar! radio show nº 21

En la edición de esta semana, nos visita Esteban DJ. Entra en la cabina de Fist y nos deleita con una selección de grandes ana-temas de su maleta, mientras charla con vosotras.

Residente diario en horario nocturno de la sala KGB desde 1988 hasta 1992; Esteban proviene de la Ibiza matutesiana, y ha regentado o diseñado las cabinas de la sala Verdi, el antroclub Satanassa, la discoteca Metro, Centro Ciudad, Distrito Distinto o la disco Black.

Esteban es uno de los pocos DJs de Barcelona que pueden presumir de haber estado pinchando, un Sábado por la noche, en el primer Fist.
Es uno de los DJ pioneros en la música electrónica orientada a la pista de baile de nuestra ciudad. Un verdadero old-school que utiliza su nombre de pila, y que conoce el mundo del sonido y de la música en vinilo como la palma de su mano, capaz de crear freestyles con los estilos más variopintos. Con una sólida base EBM, eso sí.