Elton John: crónica del final de gira en el Palau Sant Jordi

Texto: Manel Ferrer

El británico Elton John agrandó un poco más su leyenda con un concierto sublime en el Palau Sant Jordi de Barcelona, cerrando así la gira europea. Con dos horas y media de concierto y un Palau casi lleno, el extravagante músico consiguió llevarnos de vuelta a los setenta con una gran maestría, un pop inimitable marca de la casa que agradó a un público de muy diferentes generaciones. Enfundado en un traje brillante de lentejuelas azules y su inseparable piano, Elton John y una muy notable banda (His Band) consiguieron emocionar a un público deseoso de ver a este personaje convertido en leyenda gracias a un puñado de grandes discos y una humildad que ha conservado a lo largo de estos años, por no mencionar la habilidad de John al piano, con la que dejó a los primerizos en sus conciertos con la boca abierta.

La presentación de su último trabajo «The Diving Board» (2013) casi quedó en un segundo plano, ya que el cuarenta aniversario del doble álbum «Goodbye Yellow Brick Road», su mejor disco para muchos, siendo un icono del glam y del rock de antaño, fue una de la atracciones del show, del que rescató un buen puñado de hits que la gente recibió con una felicidad absoluta. Desde «Funeral for a Friend / Love Lies Bleeding» con la que abrió la velada a «Candle in the Wind» o «Bennie and the Jets«, todas ellas piezas importantes de un disco que cambió la forma de entender el rock y que cuarenta años más tarde siguen emocionando y captando a fans de las generaciones venideras.

Elton John

El set list fue de lo más acertado y aunque hubo alguno que comentó a la salida que faltaron más temas de la vieja escuela; yo salí más que satisfecho, aunque tengo que reconocer que no soy un incondicional y mucho menos domino a la perfección el repertorio de Elton John, pero sí es cierto que lo respeto y admiro. Una carrera intachable avala a este virtuoso del piano que a mi parecer, y después de ver cómo lo agradece al finalizar cada tema, no ha perdido ni una pizca de ilusión por seguir en lo más alto, cosa de admirar ya que son muchos años y esto puede hacer en ocasiones perder el amor por componer. ‘Rocket Man (I Think It’s Going to Be a Long, Long Time)’ sonó a las mil maravillas. Con The One’, con él solo al piano, demostró su talento y derrochó voz a borbotones, momento mágico con el que puso a todo el Palau Sant Jordi en pie, cosa que sucedió cada vez con mayor intensidad a medida que transcurría el concierto. Con el público entregado, fue desengranando parte de su extenso repertorio y se sucedieron temas comoSad Songs (Say So Much)’ o Sorry Seems To Be the Hardest’, música clásica del siglo XXI como dicen muchos.

En la recta final y antes de los bises (por llamarlo de alguna manera) sonaron impresionantes Your Sister Can’t Twist (But She Can Rock ‘n Roll)’ y Saturday Night’s Alright for Fighting’. Acto seguido dio las gracias por estos casi cuarenta años visitando Barcelona y contó que se siente repleto de felicidad «En ese tiempo mi vida ha cambiado, tengo dos hijos y hoy soy muy feliz con el cariño que recibo de vosotros». Dio la mano a todos los que se agolparon en las primeras filas dejando sus asientos vacíos y firmó discos a todos y cada uno de los asistentes que tenían la suerte de estar a escasos metros del artista. Ya para cerrar, culminó con Crocodile Rock’ y Circle of Life/Can You Feel the Love Tonight?’

Fotografías © Charles Skyes / AP, gala Elton John AIDS Foundation en Nueva York, octubre 2014

Please follow and like us:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.