En el CosmoCaixa, gracias a la colaboración entre esta institución y el Sónar, a propósito del Sónar+D, des del 13 de junio hasta el 7 de julio se podrá visitar Labyrinthitis, una instalación sonora a cargo del artista danés Jacob Kirkegaard. Aprovechando la rampa del museo, singular estructura de forma helicoidal, el investigador sonoro dispondrá unos dispositivos de manera estratégica a lo largo del recorrido para crear una experiencia única para los visitantes de la exposición. 

El origen de esta exposición sonora se encuentra en el denominado “tono Tartini”, fenómeno que se basa en el momento exacto en el que dos frecuencias determinadas confluyen dentro de la cóclea, elemento interior de la oreja humana. Cuando esto ocurre, la oreja humana es capaz de dejar de actuar como un órgano simplemente receptor y entonces emerge un comportamiento emisor. De ese modo, la oreja humana lanza un tercer sonido, que fue apreciado por primera vez por el violinista Giuseppe Tartini, en el siglo XVIII. El término de la instalación no viene dado por el azar, sino que labyrinthitis es una patología que se produce cuando se inflama el llamado laberinto que se encuentra en el interior de la oreja.

Jacob Kirkegaard, debido a su afán de investigar nuevos sonidos que aparentemente se encuentran ocultos, ha querido experimentar, esta vez, con este extraño fenómeno. Ya ha probado con otros elementos escondidos en la naturaleza como por ejemplo los sonidos de un volcán o los producidos por el hielo. El público sediento de nuevas experiencias podrá asombrarse con esta experiencia que confirma que la oreja puede comportarse como un instrumento. Al introducirse en la instalación de “Labyrinthitis”, los visitantes podrán comprobar en sus propias carnes la extraña sensación que se siente al saber que la oreja está emitiendo sonidos sin que uno lo pueda controlar.

No sólo se podrá visitar la instalación sonora, sino que también, con la presencia del artista danés, se podrá escuchar un concierto de este investigador, junto a la formación instrumental Experimental Funktion, que tomará como base la instalación sonora “Labyrinthitis”. El concierto llamado “Labyrinthitis II” lo forman “Labyrinthitis” que es una pieza compuesta por el propio Kirkegaard, hecha especialmente para su instalación sonora y “Sonata en Sol Mayor” de Giuseppe Tartini. El concierto, curiosamente, tiene una estructura en espiral, concordando con la forma de la cóclea y de la rampa existente en el museo. A través de la instalación se emiten los sonidos y Kirkegaard se encarga de grabar lo que ocurre en el directo y, modulándolo, lo vuelve a proyectar en ese mismo momento para acabar de crear un ambiente sonoro completo.

Después de la experiencia musical, el público asistente podrá visitar la instalación sonora acompañados por el propio creador, quién se encargará de aportar las explicaciones idóneas para que el público no entendido pueda comprender la complejidad de la estructura y del fenómeno estudiado.

Con abonamiento, acreditación o entrada de Sónar de Día, el pase a esta exposición sonora en CosmoCaixa (C/ Isaac Newton, 26) es gratuito.