Hot Chip: ‘a Razz Full of Ecstasy’

Crónica de Hot Chip · Sala Razzmatazz, 29 de noviembre de 2019

A lo largo de casi dos décadas, los londinenses Hot Chip han ido ganándose, poco a poco, el favor del público y la crítica y se han convertido en una banda referente en la escena electropop contemporánea. Después de varias visitas festivaleras, ha sido la presentación de «A Bath Full of Ecstasy», su séptimo álbum de estudio, el motivo que les ha llevado a la sala Razzmatazz del Poblenou barcelonés.

Hot Chip - 29.11.2019, Razzmatazz, Barcelona - 3 - M63C7362
Alexis Taylor

Mucho más equipados que en ese lejano Sónar 2005, Hot Chip aparecieron al escenario ante una sala abarrotada ­–que colgó el sold out días antes–­ por un público que rondaba la treintena y dispuesto a pasárselo bien. Un vocoder retrofuturista dio paso a Huarache Lights, un discreto pero efectivo tema que dio el pistoletazo de salida a una actuación que mantuvo el tempo en todo momento. Alexis Taylor se dedicó a hacer sonar su delicada voz mientras alrededor, sus compañeros combinaban sus quehaceres a las guitarras y sintetizadores varios con movimientos de baile tan extravagantes como sandungueros. Es de justicia hacer una mención especial a Owen Clarke, quizás el teclista que mejor baila de la actualidad.

Hot Chip - 29.11.2019, Razzmatazz, Barcelona - 4 - M63C7489
Al Doyle · Rob Smoughton (Grovesnor) · Owen Clarke

One Life Stand, uno de los grandes clásicos de la banda, convirtió el escenario –para tres de los músicos– en una improvisada pista de baile punk-raver mientras la gran mayoría del público saltaba al ritmo dándolo todo, con “lololos” en la parte instrumental incluidos. Night & Day fue la base para presentar a Joe Goddard, el miembro del grupo con una carrera más respetable. Hungry Child, una de las mejores canciones del año, se enlazó con Boy From School y se alargó tan intensamente que creó un éxtasis colectivo en todos los rincones de la sala.

Hot Chip - 29.11.2019, Razzmatazz, Barcelona - 2 - M63C7645
Joe Goddard

Tanto los temas nuevos (Spell, Melody of Love) como los consagrados brillaron con luz propia y Ready for the floor dio el punto y aparte con un final eterno, apoteósico y muy fiestero. El bis, fuertemente demandado, no defraudó: una espectacular versión del Sabotage de los Beastie Boys y una I Feel Better pluscuamperfecta despidió a los de Londres por la puerta grande. Un aplauso unánime tan largo como los del teatro enfrente de un escenario ya vacío son prueba de ello.

Texto: Laura Villanueva | Imágenes: Toni Rosado

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.