La velada histórica de Alphaville en Barcelona

Crónica de Alphaville · Sala Apolo, 23 de noviembre de 2019

A las puertas de 2020, es insólito que una banda de fama internacional y casi cuarenta años de carrera no haya pasado nunca por Barcelona. El pasado sábado 23 de noviembre Alphaville rompió esta racha con motivo del trigésimo quinto aniversario de «Forever Young», su álbum de debut y también su canción más celebre.

Los alemanes, con Marian Gold ­–cantante, único miembro original y líder indiscutible de la banda– a la cabeza, salieron puntuales a una sala Apolo que, sin llegar a colgar el sold out, se llenó considerablemente. Los discretos pero estudiados pasos de baile de Gold, las grandes zancadas de la bajista Alexandra Merl y la actitud desenfadada y divertida de Carsten Brocker, el chico de los sintetizadores y el vocoder, fueron la coreografía predominante durante toda la actuación.

Alphaville

El repertorio, elegido con sumo acierto, se compuso por las canciones más orgánicas y rítmicas de la banda, la mitad de ellas pertenecientes al álbum homenajeado. El público, formado por personas de todas las edades vestidas de negro, se rindió a la selección de temas con una euforia más que evidente: algunos ondeaban banderas de Alemania en formato eurovisivo y la gran mayoría celebraban todos y cada uno de los temas.

El concierto mantuvo la intensidad en todo momento. Prueba de ello es que Dance With Me fue tan aclamada que incluso el inicio de la siguiente, ni más ni menos que Big in Japan, quedó eclipsado por ella. Otro tanto ocurrió con Sounds Like A Melody, que fue tan vitoreada y sonó tan bien que, a continuación, Forever Young fue emotiva pero no se impuso como el himno eterno que es.

Alphaville
Marian Gold (Alphaville)

Solo el último tema del bis, Beyond The Laughning Sky, del último álbum de estudio y con guitarra electroacústica, devolvió la melancolía entre el personal después del subidón de disfrutar, por primera vez y casi durante una hora y media, de uno de los grupos más célebres del synth pop alemán y, por si fuera poco, en su versión más rockera.

Texto: Laura Villanueva | Imágenes: Meritxell Rosell

Alphaville
Please follow and like us:
error

3 Comments

  • Posted 29/11/2019 01:04 0Likes
    Angel Fors Ceuma

    Creo que no asistimos al mismo concierto, no reconocimos la voz de Alphaville en ningún momento, cualquier tributo hubiera sonado mucho más creíble, fue una decepción total después de tantos años. . .

  • Posted 08/12/2019 20:49 0Likes
    cvb

    Estoy totalmente de acuerdo con este artículo.
    El comienzo fue ya apoteósico con «Jet set» trepidante, seguida de «Dance with me». Estoy de acuerdo que «Sounds like a melody» fue de sus temas más famosos la que más brilló. Y me quedo con el que para mí fue el momento de la noche, la impresionante «A victory of love» uno de sus temas -si no el que más, favorito para mí- con esa versión live 2019 que amplía en tiempo la versión original. Fue un trallazo brutal, con ese in crescendo y con la multitud coreando con Marian el «she’s playing good love». Geniales también el resto de temas del primer disco, con sus dos temas que hacen referencia a su Alemania «Summer in Berlin» y «To germany with love» (cantada con mucha intensidad). También los 2 temas de ese pedazo de disco llamado «Salvation»(1997): «Monkey in the moon» y la enorme balada «Flame», preciosa. También «Golden feeling» (cara b de «Universal dado (1986) con el vocoder del enérgico teclista.

  • Posted 09/12/2019 23:30 0Likes
    cvb

    Perdón, rectifico la cara b que tocaron con voz (vocoder) del teclista fue «Next generation» (cara b, efectivamente de «Universal daddy». De todas formas en sus inicios Alphaville iban sobrados de temazos hasta en las caras b. «Golden feeling» o «Seeds» son ejemplos de ello. Fantástico concierto. Yo ni soñaba que vinieran a España , pero que gozada.

Responder a cvb Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.