Los Planetas: clásicos permanentes

Sala Apolo, 24 de octubre de 2018

A lo largo de este año se celebra el 75 aniversario de la mítica sala Apolo y era prácticamente un imperativo categórico que Los Planetas, banda insignia del indie español, participaran en él. Para ello les acompañaron Unidad y Armonía, el grupo granadino liderado por Miguel Martín. Miguel y cinco músicos más (entre los que se encontraba Julián, bajista de Los Planetas) se encargaron de recibir al público, que había agotado las entradas con tres semanas de antelación, a base de un pop rock psicodélico que recordaba tanto a Tame Impala como a los Sidonie del primer álbum.

Eran exactamente las diez en punto cuando JotaFlorent, Eric, Banin y Julián saltaron al escenario. Jota hizo referencia al cumpleaños de la sala y apuntó que también se cumplían 25 años desde la primera actuación de Los Planetas en ella. A partir de ese momento fue parco en palabras. Islamabad, segundo single del último álbum «Zona Temporalmente Autónoma» e himno más reciente de la banda, fue el tema encargado de abrir el bolo. Es un tema de carácter afligido y, al no contar con la anécdota de una aparición de Yung Beef, sentó las bases de un recital que iba a ser sentido, serio y adulto.

Señora De Las Alturas, mucho más distorsionada y acelerada que en la versión de estudio, tuvo un efecto catártico en el público, que se había contenido durante los siete minutos de Islamabad pero que, a partir del segundo corte, ya no pararía de expresarse. La gran mayoría del público se sabía todas las letras. Incluidas las más recientes Hierro y Níquel, Itjihad o Amanecer, por ejemplo. En Santos Que Yo Te Pinte, que fue vitoreadísima, se escucharon varios “¡bravo!” desde diferentes puntos de la sala. Tan grande fue la ovación que Jota dio las gracias con timidez.

Fueron pasando los minutos y el quinteto tuvo una actitud súper profesional. Interpretaron los temas rozando la perfección. Eric estuvo espléndido en los momentos que pudo lucirse; por ejemplo en el redoble del “cuarenta millones de rayas” de Un Buen Día, que fue espectacular. A lo largo del concierto los cinco estuvieron serenos, incluso comedidos. El único acto de rebeldía que hicieron fue fumar algún que otro cigarrillo. Llegaron las once y media exactas justo cuando se acababa De Viaje que, obviamente, cantamos todos al unísono. Acabaron, se fueron, y no volvieron a salir. Las reacciones del público al ver que no iban a volver pensé: cómo cambian las cosas, ahora son más sensatos ellos que los fans de su misma quinta.

Texto: Laura Villanueva  |  Imágenes: Toni Rosado

Please follow and like us:
error

1 Comment

  • Posted 30/10/2018 08:49 0Likes
    Roland Surferrosa

    Gracias por el texto y las imágenes. Reflejan con mucha fidelidad lo acontecido. ‘Santos que yo te pinté’ no solo fue un clásico instantáneo, que sí, sino que ha crecido con el paso del tiempo !Bravo!

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.