Morrissey y su paso triunfal por el Razzmatazz de Barcelona

Texto: Manel Ferrer
Fotos: Toni Rosado

El gran día llegó y con él un grandísimo Morrissey dispuesto a hacer tambalear los mismísimos cimientos de una sala Razzmatazz que podía presumir de tener en su programación a un hombre tan mágico y admirable como odiable. Nunca exento de polémica y dispuesto a sacudirnos con su merecida chulería, el mito de Manchester no defraudó y nos dejó un concierto memorable donde los haya.

Dos ocasiones en menos de un año actuando en Barcelona es todo un lujo que no puedes dejar escapar, los fans no dudaron en acercarse a Razzmatazz para lo que sería un concierto más íntimo y cercano, donde podías sentir el calor, el sudor y la entrega de un Morrissey que se mostró soberbio y muy amigable.

Morrissey @ Razzmatazz, abril 2015

Dejando de lado el don que tiene para componer y su increíble vozarrón, el ex-líder de The Smiths es para muchos un Dios, una especie de pequeño David Bowie que allá donde va es como el predicador que ilumina el camino. Así se pudieron ver los alrededores de la sala barcelonesa casi dos horas antes de la actuación, con una infinita cola de sus incondicionales, luciendo con una sonrisa de oreja a oreja camisetas de The Smihts y de Morrissey.

Morrissey @ Razzmatazz, abril 2015Al entrar en la sala se respiraba un aura de expectación y de nerviosismo tremendo, casi cortante, solo roto por los temas que el mismísimo Morrissey había escogido personalmente. Al igual que en su último paso por Barcelona, en vez de telonero pudimos disfrutar de una selección de hitazos, todos ellos acompañados por sus respectivos vídeos: “White Rabbit” de Jefferson Airplane, “Fade to Grey” de Visage, Ramones o los imprescindibles del jefe, The New York Dolls.

Gritos, luces que dejan de iluminar y un escenario tomado por Moz asumiendo el papel de estrella del glam rock de hoy, de ayer y ¡zas! La increíble “Suedehead” abre una velada de hora y media donde su último álbum “World Peace Is None Of Your Business” asume el papel protagonista; así nos lo hizo saber con temas como Staircase At The University”, “Kiss Me A Lot” o la que da nombre al mismo, “World Peace Is None Of Your Business”.

Morrissey @ Razzmatazz, abril 2015Las concesiones para los fans de The Smiths fueron pocas pero recibidas como agua de mayo por un público que si quiere a Morrissey, es en parte por su pasado. “Stop Me If You Think You’ve Heard This One Before” fue un derroche de voz y un bonito viaje al pasado, la potente “What She Said” consiguió crear auténticas atmósferas ochenteras, siendo el impactante vídeo gore que acompañaba a “Meat Is Murder” la que te dejaba con el cuerpo cortado al ver las duras y brutales imágenes, todas dirigidas a dulces animalitos terriblemente sacrificados y más reales que la vida misma. En ésta pudimos ver un enorme carisma y complicidad de la banda con el británico y la proximidad de un gran artista en sala se reafirma.

Me gustaron mucho “Istanbul” y “Scandinavia”, esta última con derroche de nuevo a la voz y sarcasmo lisérgico, donde la melancolía se hizo con todos los rincones de la sala. Épica y majestuosa sonó “Everyday Is Like Sunday” con la que cerraría un show que no dejó indiferente a nadie, romanticismo devastador que consiguió hacer saltar las lágrimas a algún asistente. Me impactó ver llorar de emoción a una chica que estaba a mi lado mientras se dejaba la voz cantando.

El polémico vocalista volvió a darse un baño de masas, dejando claro que él no necesita a su antigua banda para triunfar, lo lleva haciendo muchos años en solitario forjando una brillante carrera. La genialidad y las ganas de transmitir están ahí pero en el fondo y muy a su pesar, todos le vemos como el líder de The Smiths.

IMG_1039

Please follow and like us:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.