Canción actual

Title

Artist


MUTEK Barcelona: crónica de su 15º aniversario

Escrito por el 17/04/2024

El 15º aniversario del MUTEK Barcelona, que se celebró entre el 9 y el 12 de abril en distintos enclaves de la ciudad como la Sala Apolo (con sus clubs Nitsa y Astin), la Roca Barcelona Gallery o Paral·lel 62, arrancó el martes 9 en la Sala Apolo de Barcelona con el directo de Autechre, sin una entrada que vender. Caprichos de Apolo, en colaboración con Primavera Sound, nos deleitó en la noche inaugural con uno de los platos fuertes del festival: la cita con uno de los grandes dúos de la factoría Warp Records era algo muy esperado, ya que Autechre no se prodigan mucho y es muy difícil verlos en directo, por no hablar de lo que supone tenerlos en una sala fuera del marco de un festival. Sus contadas apariciones públicas o escasas entrevistas nos ponen en antecedentes de lo que estábamos a punto de vivir era algo único e irrepetible.

Como suele pasar en los conciertos de Sean Booth y Rob Brown, el concierto se desarrolló en una absoluta oscuridad, solo rota por algunos teléfonos móviles que intentaban plasmar o grabar algún fragmento de un concierto que propuso un viaje abstracto, solo apto para auténticos fans, donde la intensidad del mismo fue un festín de sonido estridente. Parapetados detrás de cuatro monitores que todavía dificultaban aún más la visión, el dúo se dedicó a lanzar su repertorio, en gran parte improvisado de una manera magistral, rompiendo la estructura de cualquier base rítmica, al tiempo que deconstruyó a su antojo los patrones sonoros de una manera que solo la banda de Manchester puede hacer.

Foto: Christian Bertrand

Su sonido futurista de textura gélida fue una hostia en toda la cara gracias a una auténtica lección donde las bases rítmicas se retorcieron hasta decir basta. El setlist se basó en un sonido ambient de bajas revoluciones en la primera parte del concierto, para dar paso a un sonido demencial y distorsiones punzantes muy en la línea de su brutal “Exai” (2013), rozando el hardcore de tintes ácidos en la parte final de un espectáculo que, sin necesidad de captar la atención del espectador por visuales u otros medios, hizo que la inmersión en el mundo de Autechre fuera total. Dicen ellos mismos que cuando no puedes ver nada, los otros sentidos se agudizan y, después de un lapso totalmente a oscuras, solo tú y la música, empiezas a entender el porqué de sus conciertos en absoluta penumbra. A petición del dúo, las barras de la sala permanecieron cerradas durante todo el set para que la luz no interfiriera en los planes de los de Rochdale.

En el set no hubo ni rastro de sus composiciones que dan grosor a “Incunabula” (1993), o la obra magistral “Amber” (1994), disco esencial del sonido IDM y un clásico del ambient, que como era de esperar no entró en los planes de estos dos genios, que se centraron en sonidos impenetrables de una estructura quebrada, pero innovadora y placentera si consigues adentrarte en su particular mundo, nada fácil para oyentes nuevos o cerrados de mente. La música de Sean y Rob es indescifrable y hermética, puede ser un ejercicio de reflexión si consigues entender que esto va más allá de la música, un precioso caos donde ordenan y desordenan los ritmos a su antojo, lanzan beats que parecen no encajar, pero todo tiene un sentido en la música de Autechre, todo está meticulosamente pensado, un trasvase experimental para llevar las sensaciones del oyente a otro nivel. Después de una hora y cuarto, en una de las inmersiones sónicas más locas de mi vida, dieron punto y final de una manera tan seca y dura como la actuación que acabábamos de ver, o más bien oír. De repente y de manera chocante, se encienden las luces y volvemos al mundo mortal. Con una gran ovación, desaparecen sin despedirse o nada que decir. Simplemente Autechre.

Foto: Christian Bertrand

Jueves 11 de abril

MUTEK Barcelona sigue con su programación durante la semana con una triada de directos que conforman la programación A/Visions en Paral·lel 62: estos son Hatis Noit, Martin Messier y Daito Manabe, quienes ofrecieron obras audiovisuales sensoriales a gran escala que fusionan imagen, sonidos contemplativos y tecnología. En esta edición, inteligencia artificial, neurociencia, sintetizadores modulares y paisajes visuales analógicos se encuentran con el arte lírico y las vibraciones electrónicas para vivir una experiencia orgánica y transformadora.

La velada de A/Visions la abrió la japonesa Hatis Noit, que presentó en Barcelona su celebrado debut “Aura” (disco publicado en Erased Tapes, la discográfica de Nils Frahm). Su nombre, Hatis Noit, procede del folclore japonés y significa «el tallo de la flor de loto», y en Barcelona nos ofreció un directo que fue una mezcla entre lo místico y lo moderno. De hecho, “Aura” incluye el tema Inori, que se basa en una oración dedicada a aquellos que no sobrevivieron al terrenmoto y tsunami de 2011 en Japón (como curiosidad, el tema fue grabado a 1 km escaso de la central nuclear de Fukushima), mientras que otros temas combinan cantos gregorianos con gagaku, un estilo de música del Japón imperial.

“Aura” fue publicado en 2022, en plena post-pandemia, y lo que nos sugiere es que ese ‘aura’ es precisamente el que ha estado ausente durante la época de cierres de salas y distanciamiento social durante la pandemia del Covid. “Aura” contiene varios cortes inquietantes construidos entorno a grabaciones sonoras en loop que va realizando Hatis Noit y que nos recuerda a algunos recursos vocales de Björk, si bien la mayoría de las las grabaciones originales de la voz de Noit en “Aura” fueron posteriormente regrabadas y amplificadas en una iglesia con la intención de darle ese componente extra de grabación en vivo y de reverb; quizás este último tratamiento de la voz es lo que le dio al directo una sensación de estar viendo algo cercano a una experiencia transcendental.

Hatis Noit · Foto: Victor Parreño

Tras la actuación de Hatis Noit, llegó el turno de Martin Messier, que presentó en MUTEK su proyecto 1 drop 1000 years, una original performance que reflexiona sobre un proceso fundamental para el equilibrio de la vida: la homeostasis, que en realidad es un estado de equilibrio entre todos los sistemas de nuestro cuerpo necesario para sobrevivir y funcionar de forma adecuada. ¿Pero cómo se plasmó esto en su directo?

El artista quebequense nos invitó a imaginar cómo viaja el agua a través del mundo, y para ello se hizo de una especie de riego por goteo de cuyo tubo caían 16 finas columnas con gotas de agua que caían al ritmo de la música, y que a su vez estas columnas de gotas se iban iluminando por focos de forma selectiva, conformando una sincronía milimétrica, casi matemática, que provocaba un efecto calmante a lo ASMR, como un hormigueo en la piel ante tanta perfección. Musicalmente, Messier viró entre el ambient y el techno, y que gracias a la iluminación de los focos, nos mostraban el transcurso del agua de forma alternada o cruzada al ritmo de la música. Una performance hipnotizante.

Martin Messier · Foto: Victor Parreño

Daito Manabe fue el encaragado de cerrar la jornada A/Visions en Paral·lel 62. El programador y productor japonés no necesita carta de presentación, es el fundador y la cabeza visible de Rhizomatiks, un colectivo japonés de arte multimedia que ha ganado múltiples premios a la hora de explorar los límites entre la tecnología y el arte. Un experto en iluminación, robótica y sonido, sus ilusiones ópticas futuristas han sido expuestas en todo el mundo, y con ocasión de MUTEK Barcelona presentó su nuevo espectáculo audiovisual, rico en realismo de alta definición mediante el reconocimiento y la recombinación de bloques de construcción elemental.

Daito Manabe · Foto: Victor Parreño

Viernes 12 abril

Aunque en la programación de Nocturne 1 (viernes 12 en Nitsa) en un principio teníamos a Ricardo Villalobos en la Sala Apolo, ya que no podíamos desdoblarnos para verlo todo, decidimos decantarnos por el directo de Sofia Kourtesis en Astin.

Tras una serie de remezclas para Caroline Polachek y Jungle, Kourtesis presentó su celebrado debut «Madres», uno de los discos destacados de 2023 y que está dedicado tanto a su madre, como al neurocirujano que le realizó una cirugía contra el cáncer que salvó la vida de su madre y que les dio esperanza. La peruana afincada en Berlín nos ofreció un set en directo que fue una clase magistral de electrónica emotiva, si bien muchos de los temas parecían versiones cortas del álbum y su voz se perdía a ratos, sobretodo cuando realizaba algún falsete, como si su voz no estuviera bien ecualizada.

Con su voz reverberando sobre un sintetizador modular que se elevaba, algunos de los temas de “Madres” más celebrados fueron los que estaban más enfocados a la pista de baile, como Si Te Portas Bonito o Funkhaus, con gran presencia del bajo de guitarra que acompañaba a Kourtesis. En definitiva, música emotiva y alegre para sanar y a la vez pasar un buen rato.

Sofia Kourtesis · Foto: Enric Samper

Tras el directo de Kourtesis, nos quedamos a ver a Nick León & Ezra Miller, probablemente una de las colaboraciones audiovisuales más originales que hayamos visto. Musicalmente, Nick Léon optó por la sutileza y el ritmo en lugar de la explosividad techno o house que ya tendríamos en otras propuestas durante el fin de semana, mientras que Ezra Miller, encargado de los visuales y que ya había colaborado previamente con artistas como Objekt, nos ofreció sus creaciones inventivas que abarcan el arte generativo en tiempo real, sitios web interactivos y experiencias inmersivas.

Nick León & Ezra Miller · Foto: Enric Samper

El viernes de Nocturne 1 lo cerramos en la sala de arriba de Apolo con Donato Dozzy, uno de los principales productores de música electrónica del momento y mitad del dúo Voices From The Lake. Tras haber participdo en el 10º aniversario de Mutek, el encargo para esta edición era claro: un set exclusivo de 3 horas de deep house inspirado en sus legendarias sesiones de Panorama Bar. Y desde luego que no defraudó.

Donato Dozzy · Foto: Enric Samper

Sábado 13 abril

Amante de las matemáticas y excurrante de una fábrica metalúrgica, Jlin ha encontrado su lugar en la escena electrónica, donde ha sabido moverse con destreza gracias a un sonido característico que bebe del footwork (un género musical de los años noventa en Chicago que deriva del ghetto house e incorpora elementos de hip hop, pero también samples de pop y otros géneros), pero que solo ella sabe combinar con estilos tan dispares.

Pero Jlin no es nueva por estos lares, ya han pasado casi diez años desde que publicara en Planet Mu su debut Dark Energy (2015) y Black Origami (2017), que recibieron elogios de la crítica especializada. En MUTEK Barcelona pudimos disfrutar en directo de los temas de “Akoma”, un disco emocionante publicado hace escasas semanas en el que participan artistas de la talla del compositor Philip Glass, Björk o Kronos Quartet, engrosando la lista de colaboradores a lo largo de su carrera como SOPHIE, William Basinski o Holly Herndon, solo por mencionar algunos.

Textos: Manel Ferrer y Toni Rosado



Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.