My Brightest Diamond es Shara Nova y su creatividad. Un proyecto en el que da rienda suelta a sus gustos eclécticos y dónde compone y produce a su gusto. Sin límites, nos llega “A Million and One”, la quinta referencia para la estadounidense, que nos trae un meticuloso trabajo que se contagia de la electrónica íntima y oscura y del techno de Detroit, ciudad en la que vive actualmente. Su anterior disco ya tenía elementos de electrónica, pero basta con pulsar el play de ‘It’s Me on the Dance Floor’, primer tema del largo, para ver que ocupa un papel mayor. Un single decidido y en el que, como ya es habitual, la voz de Nova toma el timón para hacer y deshacer. Pese a que tal vez este cambio de rumbo en su sonido no agrade a todos sus fans, hay que decir que resulta interesante. Porque otra cosa no, pero Nova parece saber bien lo que hace combinando electrónica con el pop/rock.