Rosalía en el Sant Jordi: el broche de oro a una etapa de ensueño

Crónica de Rosalía · Sábado 7 de diciembre de 2019, Palau Sant Jordi de Barcelona

El último año y medio ha sido frenético para Rosalía. Desde que dio la sorpresa con Malamente, la catalana ha publicado un álbum que ya está en varias listas de los mejores álbumes de la década, ha recogido multitud de premios de primer nivel, ha sacado 6 singles más y todo ello mientras recorría Europa y América en una gira extensísima que, por fin, llega a su fin. Los conciertos en el Palau Sant Jordi cierran 18 meses de éxito apabullante en la ciudad que le vio crecer.

La emoción de Rosalía fue patente ya en los primeros minutos de su actuación en un Sant Jordi que había agotado las entradas en tan solo dos horas. Después de abrir con Pienso en tu mirá, coreada en todo el recinto, Rosalía se dirige al público visiblemente emocionada e incluso derrama alguna lágrima mientras agradece en catalán la presencia al público y manifiesta su sorpresa por la gran cantidad de gente presente.

A continuación, aparca por un rato las canciones de «El mal querer» para deleitarnos con la oscura A Palé, su último single, De madrugá (todavía inédita) y su deliciosa colaboración con James Blake, Barefoot In The park, con un iluminadísimo Palau que, haciendo caso a la petición de la artista, encendió las linternas de sus móviles.

Fotografía: Óscar Lafox (Madrid)

Entramos en el bloque más flamenco del concierto, momento en el que la voz de Rosalía acapara el protagonismo absoluto. Que no salga la luna y Maldición preceden a un emotivo discurso de agradecimiento al cantaor Chiqui de la Línea, su profesor de cante en la ESMUC, su “maestro”, como lo llama ella. Un discurso que sirve para introducir una estremecedora versión a capela de Catalina (perteneciente a su álbum de debut ‘Los Ángeles’). Sin duda, el momento más introspectivo del concierto y en el que mejor se vislumbra la calidad vocal de la artista. Sin dejar el alma flamenca, Rosalía interpreta Aunque Es De Noche antes de versionar a Las Grecas con un Te estoy amando locamente. Di mi nombre y De aquí no sales cierran el capítulo mas folclórico del recital.

A estas alturas, Rosalía es ya más un icono global del siglo XIX que una cantaora de talento inconmensurable. En las pantallas, un vídeo reciente –se le ve el diente dorado­ que luce últimamente– formato stories de Instagram en la que aparece rapeando material inédito en el estudio da paso a una segunda parte más visual, eclética y festiva. Dieciséis mil personas corean el ‘fucking money man’ del hit de rumba catalana Milionària, que finaliza con un gran aplauso y da paso a las más sentidas Dio$ No$ Libre Del Dinero y Bagdad, con una exquisita coreografía rodeada de sus bailarinas, las 8 Rosas.

Fotografía: Óscar Lafox (Madrid)

Sola otra vez y con gafas oscuras, interpreta Brillo, perteneciente al álbum ‘Vibras’ del colombiano J. Balvin y después de lanzar varias piezas de ropa de su merchandising al público, ataca dos joyas que todavía no han sido publicadas: Como Ali, una joya inédita que es, quizás, la más impresionante a nivel visual y la versión del No Me Llames Más Que Ya No Voy de Parrita, una versión libre que deriva en música electrónica de baile de alto voltaje.

El recinto se oscurece para dar paso a un novedoso mash up de la todavía inédita Lo Presiento con Es un Secreto de Plan B en un escenario levemente iluminado por un rectángulo turquesa. A partir de este momento, todo deriva en un gran festival. Aprovecha el inicio de Yo x Ti, Tu x Mi, su tema con Ozuna, para enviar mucho amor a El Guincho y a los músicos y, antes de iniciar el gran hit Con Altura, también con Balvin, se deshace en agradecimientos hacia el público con unas emotivas palabras acompañadas de grandes reverencias: “gracias, os quiero mucho, de todo corazón. Gracias por todo el apoyo que recibo desde aquí, mi tierra”.

A Ningún Hombre protagoniza el último momento íntimo de la noche. Aunque pasada por un filtro, la voz de Rosalía se impone con un mensaje de empoderamiento femenino que aumenta su importancia en un recinto lleno de madres e hijas.

Texto: Laura Villanueva | Imágenes (concierto de Madrid): Óscar Lafox

Fotografía: Óscar Lafox (Madrid)
Please follow and like us:

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.