EL TAXIDERMISTA JAN BROUWER (PARTE IV)

Cuando salía a caminar cerca de su barrio, el taxidermista gustaba de entrar en la frutería La campesina y comprar ahí algunas naranjas, durante una de esas compras, la dependienta le ofreció un nuevo producto, castañas confitadas. 

Please follow and like us: