The KVB, viajando entre el krautrock y la new wave

Texto: Manel Ferrer
Fotos: Toni Rosado

Un día después de su paso por la capital en la sala Moby Dick, era el turno de la ciudad condal, donde había una gran expectación por ver el proyecto que se esconde bajo el nombre The KVB, liderado por el siempre inquieto Nick Wood y al que le acompaña la teclista Kat Day.

The KVB - La [2] de Apolo, BarcelonaLos siempre jodidos solapamientos de los festivales hicieron que perdiera la oportunidad de ver al dúo británico en la pasada edición del Primavera Sound, quienes los han traído para estos dos recientes conciertos. En esta ocasión no me iba a perder el viaje por el post-punk de penumbras oscuras a la mejor new wave, y es que The KVB están en estado de gracia, elogios a partes iguales por parte de prensa y público y prácticamente a disco por año desde su debut por allá el 2010, todo ello hace que The KVB se haya ganado un sitio entre bandas como The Jesus and Mary Chain, A Place to Bury Strangers o The Soft Moon, solo por nombrar algunos de los más grandes del género. The KVB cogen lo mejor de cada casa, como pasa con las atmósferas a lo Joy Division, terrenos tan oscuros e insospechados que te sumergen por la más profunda sensibilidad.

The KVB - La [2] de Apolo, BarcelonaSin mucha luz y un leve retraso, el dúo irrumpía en una sala tan fría como su música, hecho que cambió a medida que se sucedía el concierto, la timidez de Nick Wood y las pocas palabras fueron presentes a lo largo de la escasa hora que duró el repertorio de los ingleses, bises incluídos. El peso del concierto recayó en las últimas referencias de la banda, centrándose sobretodo en el recién publicado «Of Desire» que Invada Records, el sello de Geoff Barrow de Portishead, puso en circulación el pasado mes de marzo y en el que se encuentran influencias tan dispares como Death In Vegas o Slowdive.

Abrieron con la increíble ‘White Walls’, corte que también abre este «Of Desire» y que rápidamente puso a tono a todo un respetable que se dejaba llevar por las atmósferas propias del post-rock más experimental. El inicio del concierto estuvo marcado por algún problema de sonido que venía precedido por un volumen muy bajo y que fue solucionado después de las quejas de Nick a los técnicos.

The KVB - La [2] de Apolo, Barcelona

Si con ‘Never Enough‘ nos trasladamos al mejor shoegaze de los 90, ‘In Deep’ fue una de las mejores a mi parecer, riff de guitarras casi asfixiantes donde los sintetizadores de Kat Day eran espirales de krautrock futurista. Tuvimos concesiones con piezas como ‘Shadows’ o ‘Again & Again’, sintetizadores y distorsión sin respiro que nos acercaba al final de un directo trepidante, donde la luz sombría junto a las visuales industriales crearon una atmósfera de sensibilidad experimental.

En definitiva, una hora de intensidad magistral donde el concierto fue simplemente hipnótico, con loops vocales mágicos por parte de Kat y un Nick sublime a la guitarra, tocando como poseído mientras destroza la inmensa pedalera que llevaba. Antes del concierto tenía mis dudas, preguntándome «¿he hecho bien en venir?». Hay que recordar que la misma noche en Barcelona tocaban Black Mountain y Grouper en el ciclo de conciertos DNIT. Ahora sé que mi elección fue la correcta.

The KVB - La [2] de Apolo, Barcelona

Please follow and like us:
error

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.